11 de Junio de 2024
Edicion 6985 ISSN 1667-8486
Próxima Actualización: 12/06/2024
Vishing

Teléfono, estafa bancaria

Un nuevo fallo confirmó una cautelar de no innovar contra un banco para que no debite las cuotas de un crédito preaprobado, que había sido obtenido bajo ardid mediante un llamado telefónico de un supuesto empleado de la entidad.

(https://es.vecteezy.com/arte-vectorial/13050683-notificaciones-telefonicas-nuevos-mensajes-recibidos-conceptos)
Por:
Sebastian G. Onocko
Por:
Sebastian G. Onocko

Lo que empezó como una amistad de redes sociales pidiendo un favor se transformó rápidamente en una pesadilla para una mujer que fue victima de un engaño a través de una maniobra conocida como “vishing” (voice phishing), por medio de la cual a través de un llamado se induce a la víctima a realizar determinadas operaciones aprovechándose de su desconocimiento, inocencia o mediante técnicas de ingeniería social.

Así fue como esta mujer tras el pedido de su amistad de Facebook recibió el llamado de un supuesto empleado del Banco de la Nación Argentina que le indicaría los pasos para recibir un dinero por parte de la “amiga”, pero que en realidad la guió para que transfiriera todo su dinero de mercadopago ($129.000) y de su cuenta bancaria ($70.000) a cuentas de terceros que desconocía, sumado a un préstamo preaprobado que sacó en el momento ($650.000) todo lo cual se distribuyó en distintas cuentas que desconocía la actora.

Finalmente, cuando el estafador que la llamaba le cortó el teléfono la mujer advirtió que se trataba de una estafa y realizó la denuncia en la comisaría local, tras un intento infructuoso de hacerlo ante las autoridades del banco.

Con posterioridad la mujer dio inicio a una demanda por daños y perjuicios contra la entidad bancaria alegando la fragilidad del sistema informático del banco que brindó créditos “a un solo clic” y sin ningún tipo de control.

 

 

El magistrado de la causa hizo lugar a una medida cautelar de no innovar para que la entidad no siga debitando o cobrando a la actora las cuotas del crédito hasta que se resuelva el conflicto, lo que luego se amplió ante un “descuento” por parte del banco que pretendía cobrar la primer cuota del crédito y el juez ordenó el reintegro del dinero


 

Esta actuación dio inicio al expediente “P. G., M. P. c/ Banco De La Nación Argentina s/ Daños y Perjuicios”, donde la misma pedía la nulidad del préstamo y de las transferencias, que el banco no realice intimaciones de pago ni la ingrese en ninguna base de datos de deudores, restituya las cuotas del préstamo y la indemnice por daño moral, pagando también una multa por daño punitivo.

Ante la primera instancia, el magistrado de la causa hizo lugar a una medida cautelar de no innovar para que la entidad no siga debitando o cobrando a la actora las cuotas del crédito hasta que se resuelva el conflicto, lo que luego se amplió ante un “descuento” por parte del banco que pretendía cobrar la primer cuota del crédito y el juez ordenó el reintegro del dinero, decisión que motivó el recurso de apelación.

Ya ante la Sala III de la Cámara civil y comercial federales, argumentaron que no se trato de ciberdelincuentes, sino que habia sido la propia actora de forma conciente la que realizó las operaciones validándolas con datos biométricos, por lo que no había verosimilitud del derecho para otorgase la cautelar, la que a su entender configuraba un prejuzgamiento y que también carecía de peligro en la demora.

 

 

Si bien el banco alegaba que la mujer debió dar su consentimiento mediante datos biométricos (lo que cumpliría con la Comunicación A 7330 del BCRA), la entidad no logró acreditarlo en el expediente, prevaleciendo la versión de la actora (a los fines de la verosimilitud del derecho)


 

En conclusión, los camaristas Guillermo Alberto Antelo, Fernando Alcides Uriarte y Eduardo Daniel Gottardi observaron que si bien el banco alegaba que la mujer debió dar su consentimiento mediante datos biométricos (lo que cumpliría con la Comunicación A 7330 del BCRA), la entidad no logró acreditarlo en el expediente, prevaleciendo la versión de la actora (a los fines de la verosimilitud del derecho) que expresó que se trató de un crédito “a solo click” lo que probó con mails y la denuncia penal.

Por otro lado también consideraron que el peligro en la demora se configure en el caso ya que “es factible percibir los perjuicios que desde el plano económico le podría acarrear a la accionante el devengamiento de las cuotas del cuestionado préstamo otorgado sin su consentimiento”, y no pudiendo considerarse un caso de prejuzgamiento por ser una medida cautelar innovativa excepcional, resolvieron confirmar la resolución apelada.

Documento relacionado:


Estimado colega periodista: si va a utilizar parte esta nota o del fallo adjunto como "inspiración" para su producción, por favor cítenos como fuente incluyendo el link activo a http://www.diariojudicial.com. Si se trata de una nota firmada, no omita el nombre del autor. Muchas gracias.

Notas relacionadas:
Multa civil por $1.092.717,25
El 'Vishing' paga daño punitivo
El fallo apuntó a la "desatención del propio cliente"
Cada vishing tiene su fuero
Se investiga una asociación ilícita
El cuento del tío no queda impune
La defensa había planteado que el ardid "era inidóneo"
Del cuento del tío al procesamiento
Daño punitivo por 10 millones de pesos
10 palos para prevenir el phishing
La Justicia sigue interviniendo en casos de criptoactivos
El árbitro quedó en off-side
Le sacaron un préstamo de 900 mil pesos
Mayores con más riesgos cibernéticos

VOLVER A LA TAPA

Diariojudicial.com es un emprendimiento de Diario Judicial.com S.A.
Propietario: Diario Judicial.com S.A. Amenábar 590 Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Directora: Esther Analía Zygier. Registro de propiedad intelectual 54570890 Ley 11.723.
Descarga
la portada del diario en formato PDF

Reciba diariamente por e-mail todas las noticias del ámbito judicial.
Copyright ® 1999 - 2024 . Diario Judicial. Todos los derechos reservadores. ISSSN 1667-8486