18 de agosto de 2017

Edición 4352. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
21 de agosto de 2017

El oro y el Moro

Pasó marzo y el acto de apertura del año judicial quedó sin realizarse como era habitual. En su lugar, la Corte Suprema convocó a un acto de “bienvenida” al juez brasileño Sergio Moro, quien investiga la megacausa “Lava-Jato”. El presente del presidente supremo, Ricardo Lorenzetti, y los cambios en la composición de la Corte, algunas de las razones del cambio de rutina.

Lorenzetti año judicial 2016 télam
Télam
Matías Werner

Por: Matías Werner


Tiempo atrás la Corte Suprema de Justicia retomó la antigua tradición que estatuía el Reglamento de la Justicia Nacional de que, terminada la feria de enero “la labor será iniciada por la Corte Suprema el primer día hábil con un acto público y solemne”. Aunque en los últimos años solía celebrarse en marzo, pocos días después del inicio del año legislativo, este 2017 tiene la particularidad de que no se realizará un acto con el discurso central de Ricardo Lorenzetti.

En su lugar, en el Salón de Actos del Palacio de Justicia será sede de un acto de “bienvenida” al juez brasileño Serio Moro, quien saltó a la fama por ser el instructor de la megacausa de corrupción “Lava-Jato”, donde se investigan presuntos sobornos de ejecutivos de la constructora Odebrecth con funcionarios de gobiernos de distintos países.

De hecho, existen derivaciones de ese expediente general en la Justicia Argentina. Sin ir más lejos, el último viernes el juez federal Rodolfo Canicoba Corral sobreseyó al actual titular de la Agencia Federal de Inteligencia, Gustavo Arribas, en una causa en la que se investigan si un financista brasileño que se acogió a los beneficios de la “delación premiada” en el marco de la causa “Lava Jato” transfirió dinero a una cuenta de Arribas en el año 2008, en simultaneidad con el anuncio de las obras para el soterramiento del tren Sarmiento.

Moro será la “estrella” judicial estos días, es que antes de su presentación en Talcahuano 550, partirá hacia la sede de la Universidad Católica Argentina (UCA) donde dará una conferencia titulada “Herramientas para lucha contra la corrupción" organizada conjuntamente por el Ministerio de Justicia de la Nación y el Colegio de Abogados de la Ciudad de Buenos Aires. Moro disertará junto con el titular de la cartera de Justicia, Germán Garavano, y la titular de la Oficina Anticorrupción, Laura Alonso.

 

Las polémicas de los últimos años

Las últimas dos aperturas del año judicial tuvieron mensajes para todo el espectro político. En 2015, pocos días después de que Alberto Nisman hay sido encontrado muerto en su departamento, La Corte Suprema, antes del discurso de Lorenzetti, emitió un video de todas las “tragedias de los argentinos” que cerraba con una imagen fija del fallecido titular de la UFI AMIA. Otro condimento: dos días antes, en el discurso de apertura del año legislativo, la ex presidente Cristina Fernández de Kirchner le exigió al Máximo Tribunal explicaciones sobre el trámite de la causa por el atentado terrorista a la Embajada de Israel.

“Esa sentencia está publicada y fue consentida por las partes de manera que nosotros no podemos como tribunal modificar lo que es cosa juzgada” le había contestado, dos días después, el presidente de la Corte a la entonces mandataria. Ello abrió un nuevo fuego cruzado con el gobierno, que le recordó que la causa seguía en trámite.

En 2016, por su parte, Lorenzetti centró su discurso en el combate contra la impunidad, que es “la falta de pena, pero también es una frustración de la víctima y un problema muy serio que afecta la credibilidad en las instituciones”, y destacó la urgencia de “una política de Estado para terminar con la impunidad”, que involucre “a los tres poderes”.

Los jueces federales de Comodoro Py, al parecer, entendieron el mensaje que les transmitió el juez supremo y reactivaron las causas de corrupción que involucraban a funcionarios del gobierno saliente. El primero de ellos fue Julián Ercolini, que hace exactamente un año dispuso la detención de Ricardo Jaime en la causa que investiga la compra de trenes a España y Portugal. Luego siguieron Lázaro Báez y José López.

 

Un contexto difícil para Lorenzetti​

Distintas razones se dan a la hora de fundamentar el cambio de costumbres. Una de ellas puede encontrarse en Elisa Carrió. La Legisladora tiene como “punto” a Lorenzetti y en cada aparición pública que hace no pierde la oportunidad de tirar sus dardos contra el presidente de la Corte. En el último tiempo, salió en defensa de dos personas que denunciaron maniobras del magistrado oriundo de Rafaela en su contra. Primero con la periodista Natalia Aguiar, quien había denunciado una maniobra de “censura” de su libro, que retrata la biografía del presidente de la Corte aunque luego el incidente se aclaró y la publicación se distribuyó con total normalidad. En oportunidad de la presentación del libro, Carrió reiteró que iba a pedir el juicio político de Lorenzetti.

Poco después, y con el fallo de la Corte que tornó operativa la cláusula constitucional que establece que los jueces mayores de 75 años necesiten un nuevo acuerdo del Senado para seguir en sus funciones, la jueza federal Maria Romilda Servini de Cubría denunció que la sentencia estaba ”digitada” en su contra y dio a entender que detrás de ello estaba el presidente del Máximo Tribunal, a quien Servini investiga en causas como la del sistema informático del Poder Judicial o en Fútbol Para Todos. Días después de conocerse el fallo, y en una carta dirigida al presidente de la Nación, Mauricio Macri, Carrió dijo que las razones del presidente de la Corte para firmar esa sentencia eran otras “y de lo más espurias”.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 92%
Muchas gracias por su participación
NO: 8%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque

Relacionadas:


Comentarios: