27 de marzo de 2017

Edición 4257. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
28 de marzo de 2017

El trabajo pesado tiene su recompensa

La Cámara del Trabajo condenó a una empresa de ascensores y una aseguradora de riesgos del trabajo a abonar una importante suma de dinero a un trabajador que sufrió un accidente que derivó en varias cirugías.

 

Trabajadores casco silueta
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


En los autos “V., J. C. C/ ASCENSORES CANABAL S.R.L. Y OTRO S/ ACCIDENTE – ACCIÓN CIVIL",  un trabajador interpuso un recurso de apelación contra la sentencia que no hizo lugar a su demanda contra  Ascensores Canabal SRL y QBE Aseguradora de Riesgos del Trabajo S.A por el accidente de trabajo que sufrió.

El demandante ingresó a a trabajar para Ascensores Canabal SRL el 2 de enero de 1997, como técnico ascensorista, cumpliendo tareas de instalación, reparación y services a distintos ascensores en diferentes lugares en que la empresa era contratada y en noviembre de 2008, cargando un motor de gran peso, sufrió una fractura que derivó en dos cirugías.

Ante ello, los integrantes del tribunal expresaron que corresponde responsabilizar a la empresa por el daño causado, ya que un motor de ventilación de considerable peso que deba ser trasladado por un solo empleado, a pulso y recorrer varios metros por una rampa con escalones que no pueden ser visualizados resultan suficientes para determinar el riesgo que entrañaba el cumplimiento de la actividad laboral diaria del accionante.

Desde el accidente, el trabajador posee una incapacidad laborativa parcial, que guarda vinculación con las tareas desempeñadas para la firma demandada, por lo que la empleadora debe responder por la actividad riesgosa o peligrosa por los medios empleados o por las circunstancias de su realización, de conformidad con las previsiones que emergen del referido artículo 1.113 del Código Civil, explicaron los jueces.

Según los magistrados, en este caso, cuadra aplicar el factor de atribución objetivo de responsabilidad por riesgo del artículo 1113 del Código Civil porque, tal como se precisó, se configuró una actividad riesgosa o peligrosa por la modalidad de las tareas desarrolladas diariamente.

Por todo lo expuesto, los camaristas resolvieron revocar la decisión apelada y condenar a Ascensores Canabal SRL y QBE ART SA a abonar al accionante la suma de $ 240.000.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 90%
Muchas gracias por su participación
NO: 10%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Comentarios: