2 de diciembre de 2016

Edición 4183. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
5 de diciembre de 2016

Las demoras de los magistrados tienen castigo

En Río Negro no tiembla el pulso para destituir a un juez lento

El Consejo de la Magistratura rionegrina dispuso la destitución e inhabilitación por cinco años para ocupar un cargo judicial del camarista laboral Diego Broggini. Por unanimidad lo declaró culpable de "mal desempeño en la función e incumplimiento de los deberes del funcionario público", por no emitir sentencias a término.

Consejo Magistratura Rio Negro
La presidente del Consejo de la Magistratura de Río Negro, Liliana Piccini,
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


El Consejo de la Magistratura de Río Negro resolvió por unanimidad destituir al camarista Diego Broggini, que se desempeñaba como vocal de la Sala II de la Cámara del Trabajo de la Segunda Circunscripción provincial. El Cuerpo además dispuso su inhabilitación por el término de cinco años para ocupar un cargo judicial, por considerar acreditado el "mal desempeño en la función e incumplimiento de los deberes del funcionario público".

La destitución fue suscripta por la presidente del Consejo y titular del Superior Tribunal de Justicia, Liliana Piccinini, los legisladores oficialistas de "Juntos Somos Río Negro", Arabela Carreras y Alejandro Palmieri y del opositor del Frente para la Victoria Nicolás Rochás. También firmaron los abogados Verónica Lardapide, Hugo Gatti y Lorena Koltonski, y la jueza Adriana Mariani. Según informaron a Diario Judicial, la destitución se hizo efectiva en el día de ayer, tras la lectura de la sentencia.

La acusación que pesó sobre Broggini  fue la de incumplir “con su deber de resolver de forma rápida y expedita, en razón de haber omitido emitir su primer voto" en seis acciones de amparo, seis expedientes de procesos de menor cuantía y 58 causas “en las que intervenía en calidad de juez de primer voto de la Sala II de la Cámara Laboral”. Por otra parte, le endilgaron retardo en otros seis expedientes en los que votó en segundo orden.

"Aún cuando resulte de perogrullo, enfáticamente decimos que los plazos procesales para resolver son una cuestión esencial para la correcta administración del servicio público de administración de justicia; voluntad expresada por el Constituyente en el art. 200 de la Carta Provincial, sin ambages ni eufemismos. Su falta u omisión no solo daña al justiciable que espera de un juez que dé a cada uno lo suyo, sino que va en desmedro del sistema republicano”, explica la sentencia del Consejo de la Magistratura.

Entre los casos que se le reprocharon, figura el de un jubilado de 92 años de edad, cuyo amparo tardó cuatro en ser analizado por Broggini. En el transcurso, el hombre falleció y el ahora ex magistrado archivó la causa. A la fecha en la que Broggini decidió actuar, el anciano había fallecido por lo que el juez destituido envió al archivo el expediente.

El camarista destituido ingresó a Justicia Federal de la mano de quien fuera su suegro, quien fue también magistrado del Superior Tribunal de Justicia, Alberto Balladini. Anteriormente había sido absuelto de la acusación que pesaban contra él por parte de una ex secretaria de Cámara, Daniela Perramón, que lo acusó de "persecución y maltrato laboral".

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 100%
Muchas gracias por su participación
NO: 0%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque

Relacionadas:


Comentarios: