6 de diciembre de 2016

Edición 4185. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
7 de diciembre de 2016

Deuda alimentaria mata bien de familia

Un fallo declaró la inoponiblildad de la constitución de una casa en bien de familia para ejecutar a un deudor alimentario por una deuda de $77.000 en ese concepto. La sentencia, dictada en Córdoba, asegura que ese régimen quedó derogado por el nuevo Código Civil, que admite la ejecución y embargo “frente a las obligaciones alimentarias a cargo del titular a favor de sus hijos menores de edad”.

llave casa vivienda
Crédito: Alan Cleaver
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


La jueza de Familia de 6.º Nominación de la ciudad de Córdoba, Gabriela Eslava, declaró que una vivienda puede ser ejecutada pese a estar constituida como bien de familia, por tratarse de una deuda motivada en un juicio de alimentos.

De esa manera, la magistrada hizo lugar al planteo de la actora en autos “R. N. B. c/F. M. A. - Régimen de visita/alimentos - Contencioso”, donde se buscaba la desafectación de la inscripción del bien de familia constituido sobre el inmueble del demandado, padre de un niño de 9 años a quien le debe $77.000 en concepto de alimentos.

La actora solicitó la aplicación del nuevo Código Civil y comercial al caso, que deroga el antiguo régimen de la Ley n° 14394, y en su artículo 249 inc. d, establece que la desafectación de la vivienda –su inscripción y protección como vivienda única-, es inoponible “frente a las obligaciones alimentarias a cargo del titular a favor de sus hijos menores de edad”.

La peticionante sostuvo que, como consecuencia de esa legislación, el inmueble del demandado “es susceptible de ejecución y embargo”, medida, esta última, que ya había sido ordenada y trabado, pero al momento de su inscripción se informó que la casa estaba registrada como bien de familia.

El fallo explica que el nuevo régimen de vivienda tiene “naturaleza protectoria”, y esta centrado “en la persona individualmente considerada, ‘atento que la vivienda es un derecho fundamental de toda persona con independencia de la estructura familiar en la que se encuentre inserto’”.

La constitución del bien de familia se dio en 2008, cuando el niño tenía poco más de un año, y el juicio por alimentos se inició en 2012. De acuerdo con esos parámetros, la jueza Eslava reconoció que se trata “en principio, de una deuda contraída con posterioridad a la afectación; se trata sin dudas de una deuda por cuotas alimentarias atrasadas, debidas a favor del hijo menor de edad”.

El fallo hace mención de que el efecto de la aplicación del artículo 249 del Código civil y Comercial es la “inoponibilidad”, lo que hace procedente “la ejecución del bien a sus efectos y no la desafectación”.

La jueza aclaró, en ese sentido, que “en cuanto a la exclusiva mención de la inejectuabilidad y omisión de la inembargabilidad como uno de los efectos de la afectación, hace pensar que ello obedecería a evitar que el propietario realice simultáneamente la desafectación y venta del inmueble sacando así de su patrimonio en forma definitiva el bien”.

Por lo que el bien continúa afectado al régimen de protección de la vivienda “pero dicha afectación es inoponible a los efectos de la ejecución de la deuda alimentaria”, aunque los restantes acreedores no se pueden beneficiar por la solución brindada.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 93%
Muchas gracias por su participación
NO: 7%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Relacionadas:


Comentarios: