27 de May de 2024
Edición 6974 ISSN 1667-8486
Próxima Actualización: 28/05/2024

Inteligencia Artificial en la política: ¿La solución o el problema?

La presencia de la Inteligencia Artificial en la política es cada vez más evidente, desde la toma de decisiones automatizadas hasta su intervención en procesos electorales. Pero ¿es la IA la solución a los problemas políticos? ¿Es posible considerar a la IA en el ejercicio del poder? Lo analizamos.

 

Por:
Claudia Guardia
Por:
Claudia Guardia

La inteligencia artificial (IA), continúa creciendo exponencialmente, siendo aplicada en diversos campos de la sociedad y prácticamente en todas las áreas de la vida humana. Como entidad capaz de tomar decisiones, la IA se utiliza desde el control de operaciones económicas a nivel mundial y el cálculo de volúmenes de producción, hasta la predicción de condiciones climáticas, el diagnóstico clínico, la definición de parámetros de comportamiento social, la mejora de la eficiencia y eficacia de los procesos electorales, y la intervención en el ámbito político. Esto ha generado preocupaciones sobre el posible impacto de la IA en la democracia y los derechos humanos, especialmente en relación con la toma de decisiones automatizadas. Nos preguntamos si es posible pensar en la IA en el ejercicio del poder, en impulso de nuevos tipos de gobierno. ¿Como podría responder nuestra legislación frente a estos nuevos paradigmas? Principio del formulario

La implementación de la Inteligencia Artificial (IA) en la política plantea desafíos éticos, legales y sociales que generan nuevos paradigmas para las ciencias sociales, en particular para la ciencia política. Se plantea, entonces, la posibilidad de que sean los procesadores y no los seres humanos quienes tengan la última palabra en la toma de decisiones políticas. Esta perspectiva podría transformar radicalmente las formas de gobierno conocidas históricamente y plantear importantes interrogantes sobre cómo asegurar la responsabilidad y la transparencia en la toma de decisiones políticas. Estas cuestiones están conformando un mosaico, aun inconexo, pero en articulación mediante una característica común, la intervención de la inteligencia artificial, como un elemento inevitable en expansión viral. Entonces, es solo una cuestión de tiempo antes de que las inteligencias artificiales puedan tomar decisiones por nosotros en cualquier campo, incluso en el campo político.

En relación con un caso de intervención de la IA en la política, podemos citar al Partido de la IA de Dinamarca que en el 2022 se lanzó a la arena política para competir a los cargos legislativos mediante una nueva forma de organización, el Partido Sintético, de Dinamarca, que se promociona como “un partido político impulsado por una IA, que tiene como meta implementar "Vida con artificiales" como el decimoctavo de los objetivos globales de la ONU”, cuyo representante y líder es un Chatbot, artificialmente inteligente, llamado “Leader Lars”. Este novedoso partido, que sostiene que “es posible construir una plataforma política que se base en la ciencia”, mediante políticas derivadas de la Inteligencia Artificial, busca ser la voz de los ciudadanos que no se sienten representados por los partidos tradicionales. Su creador, Asker Staunaes, asegura que la Inteligencia Artificial tiene como objetivo dar voz a los partidos minoritarios y elaborar un programa electoral que atraiga a personas que no se han sentido atraídas por las propuestas de los partidos actuales. El Partido Sintético tiene como meta, mediante una IA que no roba, ni conspira, ni recibe sobornos y es inmune a las presiones, conseguir un escaño en el Parlamento danés. Su Leader Lars busca crear conciencia sobre el papel de la IA en nuestra vida y su posible intervención en temas políticos cotidianos, por otro lado, es capaz de ofrecer propuestas y argumentar en base a la situación actual para convencer a los votantes, en tanto ya ha planteado una renta básica equivalente al doble del salario medio en Dinamarca, previo estudio de factibilidad para obtención de estos recursos.

 

es necesario preguntarnos si los algoritmos podrían ser una solución a los conflictos políticos, y si fuese viable, ¿sería conveniente que las máquinas se encargaran de estos asuntos?


¿Será la Inteligencia Artificial (IA), una amenaza para las instituciones de la democracia representativa? Con el avance de la tecnología, es posible que los procesos legislativos convencionales se vuelvan obsoletos. No obstante, utilizar la IA para la toma de decisiones puede tener consecuencias negativas, ya que la IA tiende a producir una única solución sin espacio para la negociación. Las mentes artificiales basadas exclusivamente en algoritmos matemáticos de IA pueden generar resultados sin sentimientos que pueden afectar emocionalmente a las personas. Por lo tanto, pensar que la Inteligencia Artificial es imparcial, con acceso a información perfecta, y que puede resolver todos los conflictos políticos mediante sistemas automatizados, es una ilusión peligrosa.

 

La representación política y la inteligencia artificial (IA)

En la actualidad, existe una crisis de representatividad en el sector político, donde los ciudadanos no se sienten debidamente representados. Resulta muy novedosa la idea de contar con una inteligencia artificial (IA) liderando un partido político, lo cual genera dudas sobre su capacidad para tomar decisiones y representar los intereses de los votantes de manera adecuada. Sin embargo, es necesario preguntarnos si los algoritmos podrían ser una solución a los conflictos políticos, y si fuese viable, ¿sería conveniente que las máquinas se encargaran de estos asuntos?

Considerando que el enfoque anterior nos lleva a plantear la posibilidad de que las personas utilicen herramientas informáticas para permitir que la IA ejerza la representación directa, es importante tener en cuenta que esto presenta diversos obstáculos legales. La Constitución Nacional establece en el artículo 22 que "El pueblo no delibera ni gobierna, sino por medio de sus representantes y autoridades creadas por esta Constitución". Además, el artículo 1º de la Constitución expresa que "La Nación Argentina adopta para su gobierno la forma representativa republicana federal". La Ley Orgánica de Partidos Políticos garantiza a los electores el derecho de asociación política para agruparse en partidos políticos democráticos, y el artículo 22 del Código Civil y Comercial de la Nación establece que "Toda persona humana goza de la aptitud para ser titular de derechos y deberes jurídicos".

En este sentido, pensar en delegar en la IA la posibilidad de decidir y representarnos resulta, al menos, polémico. Pero ¿Qué sucedería si se tomaran las decisiones del partido político consensuadas con una IA y la representación estuviese a cargo de humanos?

Es importante considerar el impacto que tendría la participación de la IA en la representatividad y legitimidad de la democracia. Sin embargo, y a pesar de estos interrogantes, es posible utilizar a la IA como herramienta para aumentar la transparencia de los órganos de gobierno, y la capacidad de respuesta de los representantes, entre otras funciones.
 

Retos y oportunidades para el desarrollo de la IA en Argentina

A pesar de los avances innovadores que se han registrado en el campo de la Inteligencia Artificial en Argentina, aún existen importantes desafíos que deben abordarse para aprovechar al máximo las oportunidades que ofrece esta tecnología. La falta de un plan integral de alfabetización digital y las brechas significativas entre distintos actores y sectores impiden un progreso efectivo. Para solucionar estos desafíos, es esencial contar con una regulación adecuada sobre el tema y prevenir los sesgos algorítmicos, sin que esto frene la innovación en el desarrollo de la IA en el país. Es importante destacar dos normas específicas sobre IA y automatización que constituyen pasos importantes para el desarrollo sostenible de la IA, el Decreto 733/2018 del Ministerio de Modernización “Tramitación digital completa, remota, simple, automática e instantánea” y la Resolución 111/2019 “Observatorio de Tramitación Digital”

En conclusión, la Inteligencia Artificial (IA) tiene el potencial de hacer que los procesos políticos sean más eficientes, transparentes y abiertos. No obstante, la falta de empatía de los algoritmos puede afectar las decisiones políticas, y esto se suma a las inconsistencias legales y éticas, así como a la privacidad de los datos y la responsabilidad en caso de errores o decisiones perjudiciales. Como resultado, la intervención de la IA en la política es un camino difícil de transitar, aunque no imposible. Tomando las palabras de Yuval Harari, estamos frente a una disociación entre la inteligencia y la conciencia en el campo de la Inteligencia Artificial. Si bien los algoritmos pueden ser extremadamente inteligentes y eficientes en la toma de decisiones, carecen de la capacidad de sentir. Esta falta de conciencia en la IA presenta un desafío importante en términos de ética y responsabilidad en la toma de decisiones. Entonces, ¿Es realmente correcto permitir que algoritmos sin conciencia ocupen un lugar de poder y tomen decisiones por nosotros? Es necesario reflexionar sobre estas cuestiones y establecer medidas para garantizar que la IA se utilice de manera responsable y ética en beneficio de la sociedad.

 

 

Referencias:

Juan G. Corvalán Tratado de Inteligencia Artificial y Derecho. 2021. La ley

Conferencia de Yuval Harari | Inteligencia artificial | Charlas del Futuro. Chile. https://www.youtube.com/watch?v=n6tWwwr6oV8

Cecilia Danesi. Inteligencia Artificial, Tecnologías Emergentes y Derecho. Vol. 3. 2022. Publicación Digital Hammurabi.

Life with Artificials Organización de arte y tecnología. https://lifewithartificials.com/tech-art/

Aparecen en esta nota:
IA política partidos políticos

Estimado colega periodista: si va a utilizar parte esta nota o del fallo adjunto como "inspiración" para su producción, por favor cítenos como fuente incluyendo el link activo a http://www.diariojudicial.com. Si se trata de una nota firmada, no omita el nombre del autor. Muchas gracias.


VOLVER A LA TAPA

Diariojudicial.com es un emprendimiento de Diario Judicial.com S.A.
Propietario: Diario Judicial.com S.A. Amenábar 590 Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Directora: Esther Analía Zygier. Registro de propiedad intelectual 54570890 Ley 11.723.
Descarga
la portada del diario en formato PDF

Reciba diariamente por e-mail todas las noticias del ámbito judicial.
Copyright ® 1999 - 2024 . Diario Judicial. Todos los derechos reservadores. ISSSN 1667-8486