24 de May de 2024
Edición 6973 ISSN 1667-8486
Próxima Actualización: 27/05/2024
Machine-learning, scraping y derechos de autor

Una IA parasitaria

Una demanda colectiva fue interpuesta en California contra varias empresas detras de programas de inteligencia artificial que crean imágenes a partir de texto, por violar derechos de autor al recopilar imágenes de internet sin consentimientode los autores  ("scraping") para "entrenar" su software.

Por:
Sebastian G. Onocko
Por:
Sebastian G. Onocko

Iniciado el año 2023, y ante la corte del distrito norte de California en Estados Unidos, un grupo de personas presentaron una demanda de clase contra varias empresas que ofrecen programas de inteligencia artificial para crear imágenes a partir de texto.

La acción consideraba que existió una infracción directa e indirecta de derechos de autor, derechos de publicidad, competencia desleal y desagravio declaratorio por parte de las empresas demandadas que con su software se utilizaban imágenes de terceros sin su consentimiento violando los derechos de millones de artistas.

 

 

La acción consideraba que existió una infracción directa e indirecta de derechos de autor, derechos de publicidad, competencia desleal y desagravio declaratorio por parte de las empresas demandadas que con su software se utilizaban imágenes de terceros sin su consentimiento violando los derechos de millones de artistas.

 

 

Entre los programas de las distintas firmas accionadas se encontraban “Stable Diffusion” (llamada así por utilizar un sistema específico de machine-learning llamado “Diffusión” que aprende en base a una serie de imágenes comprimidas que almacena) un software liberado bajo licencia open-source de la compañía Stability que según los actores descargó y adquirió miles de millones de imágenes protegidas sin permiso de los actores para entrenar a su inteligencia artificial, almacenando las imágenes que luego el programa utiliza para crear imágenes aparentemente nuevas que se derivan de las obras de terceros, y que terminan compitiendo en el mercado con las imágenes originales sin compensar a sus autores.

Agregaron que anteriormente si alguien buscaba el estilo de un artista especifico le pagaba al mismo por la imagen, y ahora podía obtener resultados similares a través del software del demandado incluso poniendo el nombre del artista en el programa. De esta manera los actores pretendían poner fin a la práctica antes de que sus trabajos sean reemplazados por la IA en violación de sus derechos de autor.

Otros de los demandados son el programa “Midjourney” que funciona de forma similar generando imágenes a partir de oraciones y que se entrenó en parte con imágenes usadas para entrenar a Stable Diffusion y “DreamUp” de la reconocida “DeviantArt” que también genera imágenes con inteligencia artificial mediante el uso de ese software diseñado por Stability.

 

 

El modelo de difusión utilizado por la IA se mejoró para interpolar imágenes almacenadas y producir nuevas imágenes derivadas, a través de un algoritmo matemático que intercambia pixel a pixel, como si se pegaran una imagen arriba de otra en forma traslucida y se eligiera algunas partes de una y otras partes de la otra para generar una tercera, lo que los actores resumen como “una herramienta de collage del siglo 21” (que viola derechos de los artistas).

 

En la construcción del software, y por utilizar un sistema de aprendizaje automático, se utilizaron 5 mil millones de imágenes que según los actores fueron obtenidas de internet sin autorización, técnica conocida como “scraping”.

La demanda además explicaba que el modelo de difusión utilizado por la IA se mejoró para interpolar imágenes almacenadas y producir nuevas imágenes derivadas, a través de un algoritmo matemático que intercambia pixel a pixel, como si se pegaran una imagen arriba de otra en forma traslucida y se eligiera algunas partes de una y otras partes de la otra para generar una tercera, lo que los actores resumen como “una herramienta de collage del siglo 21” (que viola derechos de los artistas).

Los actores reclamaron en definitiva una indemnización por daños y perjuicios por violaciones de derechos de autor tanto directamente como indirectamente a través de otros, más costas y honorarios y la realización de cambios necesarios en los productos para garantizar que toda la información requerida por ley se visualice en cada imagen que se genere a partir de contenido con derechos de autor.

Los letrados del caso crearon incluso una web que explica más en detalle el caso https://stablediffusionlitigation.com/

 

 

Documento relacionado:


Estimado colega periodista: si va a utilizar parte esta nota o del fallo adjunto como "inspiración" para su producción, por favor cítenos como fuente incluyendo el link activo a http://www.diariojudicial.com. Si se trata de una nota firmada, no omita el nombre del autor. Muchas gracias.


VOLVER A LA TAPA

Diariojudicial.com es un emprendimiento de Diario Judicial.com S.A.
Propietario: Diario Judicial.com S.A. Amenábar 590 Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Directora: Esther Analía Zygier. Registro de propiedad intelectual 54570890 Ley 11.723.
Descarga
la portada del diario en formato PDF

Reciba diariamente por e-mail todas las noticias del ámbito judicial.
Copyright ® 1999 - 2024 . Diario Judicial. Todos los derechos reservadores. ISSSN 1667-8486