19 de Julio de 2024
Edicion 7009 ISSN 1667-8486
Próxima Actualización: 22/07/2024
En paralelo avanza la causa penal

Las criptoestafas llegan a la Justicia

Los juzgados comerciales ycCiviles de la Capital Federal comenzaron a recibir los primeros juicios ejecutivos por cobro de pagarés, procesos por incumplimiento contractual, cobro de sumas de dinero, daños y perjuicios contra la firma Generación Zoe. Diario Judicial te cuenta en detalle los reclamos.

Por:
Rita
Lucca
Por:
Rita
Lucca

El mundo de las criptomonedas crece día a día y algunas organizaciones se aprovechan de los inversores desprevenidos y la falta de regulación. A veces se utiliza el esquema piramidal o "esquema Ponzi'' para atraer usuarios con la promesa de grandes ganancias y la posibilidad de “hacerse rico rápidamente”. El resonante caso de Generación Zoe dejó al descubierto este tipo de prácticas, que ya tiene docenas de damnificados y una investigación penal en curso.

El líder del holding Leonardo Cositorto, y su socio Maximiliano Javier Batista fueron detenidos junto a una veintena de personas, en el marco de una causa por presunta asociación ilícita y estafas. Esta investigación se encuentra a cargo de la fiscal de Instrucción del segundo turno de Villa María, Juliana Companys.

Desde otro ángulo, los inversores comenzaron a presentar -de forma individual- juicios ejecutivos por cobro de pagarés, como también procesos por incumplimiento contractual, cobro de sumas de dinero, daños y perjuicios. Estas causas se radicaron tanto en el fuero comercial como el civil de la Capital Federal.

Los primeros expedientes fueron impulsados por el abogado patrocinante Juan Pablo Chiesa. "La estafa piramidal del siglo”, señalan las presentaciones judiciales.

 

“Para incrementar la base de clientes, Generación Zoe utiliza o utilizaba lo que se conoce como Esquema Ponzi o de estafa piramidal, e incita a los clientes a atraer nuevos inversionistas a la red para acrecentar aún más la ganancia garantizada. El problema es que, si no se incorporan nuevos socios, la empresa no puede pagar el retorno ni devolver la inversión realizada”, detalla una de las causas.

 

La empresa ofrecía servicios de coaching ontológico, espiritual y educación financiera. La firma prometía una renta "asegurada" del 7,5 por ciento mensual, según se desprende de la demanda a la que accedió Diario Judicial.

“Para incrementar la base de clientes, Generación Zoe utiliza o utilizaba lo que se conoce como Esquema Ponzi o de estafa piramidal, e incita a los clientes a atraer nuevos inversionistas a la red para acrecentar aún más la ganancia garantizada. El problema es que, si no se incorporan nuevos socios, la empresa no puede pagar el retorno ni devolver la inversión realizada”, detalla una de las causas.

Y añade: “Cada vez que alguien sube de nivel en la pirámide, otras personas y su inversión se incorporan debajo a la espera de subir también al siguiente nivel. Pero cuando la base de la pirámide es demasiado grande, se rompe la cadena y la mayoría pierde el dinero invertido al ingresar a la red y ve frustrada la posibilidad de aumentar su capital”.

En diálogo con Diario Judicial, Chiesa explicó que algunos pagarés fueron firmados por el propio Cositorto y ya se hizo una "pericia caligráfica de la firma con documentos indubitados" en juicios ejecutivos que tramitan en sede comercial. Respecto a los casos por incumplimiento contractual, el letrado destacó que "hay contratos incumplidos con firmas certificadas". En estos últimos procesos, radicados en sede civil, se reclama la inversión y la promesa incumplida de intereses.

En los reclamos por cobro de sumas de dinero, también se solicita la inoponibilidad de la figura societaria y que los responsables sean condenados en forma solidaria, en virtud del artículo 54 de la Ley de Sociedades (19.550) y el articulo 144 del Código Civil y Comercial de la Nación. También se requirió el embargo preventivo y urgente de las cuentas.
 

De Zoe a Vayo

Hay otras empresas que proponen invertir en criptoactivos que también han sido llamadas a dar explicaciones ante la Justicia. Es el caso de Vayo Group, que era promocionada por famosos a través de programas de TV y redes sociales. La Inspección General de Justicia presentó una demanda ante el Juzgado Comercial N° 8 cargo de Javier Cosentino.

La empresa prometía rendimientos mensuales del 10% por inversiones en criptomonedas. La IGJ identificó a 15 sociedades, relacoinadas con Vayo Group, que habrían captado fondos para operatorias con criptomonedas. Se trata de Vayo Capital S.A. Vayo Coin S.A., Vayo Exchange S.A., Vayo Finanzas S.A., Vayo Inversiones S.A., Vayo Real Estate S.A., Vayo Business S.A., Polo Coin S.A., Futbol Coin S.A., Kit tu casa S.R.L., Plan tu Casa S.A., Grupo Obras Latinoamericanas S.R.L, Reparación Maquinarias y Automotor S.R.L, Universal Exchange S.A.; y Buenos Aires Factoring S.R.L.

Por su parte la Subsecretaría de Acciones para la Defensa de las y los Consumidores, perteneciente a la Secretaría de Comercio Interior, pidió informes a varias figuras del espectáculo e influencers que promocionaban a la compañía. Entre las caras conocidas que pueden ser convocadas en el marco de la investigación están José María Listorti, Laurita Fernández, Zaira y Wanda Nara, L-Gante, Marcelo Tinelli y sus hijas, Flor Peña, Moria Casan, Verónica Lozano, Cinthia Fernandez, Georgina Barbarossa, Alejandra Maglietti, Isabel Macedo, Alex Caniggia, Dario Lopilato, Ivana Nadal, Sofia Zamolo, Jimena Baron, Chino Leunis, Federico Bal, Cande Ruggeri, Dario Barassi, Yanina Latorre, Noelia Marzol y Horario Cabak entre otros.

Los famosos deberán explicar cuál es el vínculo que tienen con Vayo Business S.A. ysi los testimonios sobre su experiencia invirtiendo en Vayo Business fueron reales o si solamente se trató de una publicidad con un guión aportado por el anunciante. Deberán contar si invirtieron realmente en los productos promocionados o si no lo hicieron los términos de la contratación de sus servicios promocionales o publicitarios.

En este caso no parece tratarse de una estafa del tipo piramidal, como con Generación Zoe, ya que a los inversores no se les pedía traer a otros clientes, pero sí se trata de captar fondos que luego no se podrán devolver con los rendimientos prometidos.

Vayo Business es una sociedad anónima que se creó en noviembre del 2011 cuyos accionistas son Ana María Lavitola (con el 95%) y Matías Ezequiel Mansilla (un 5%).

Vayo está siendo investigada por Banco Central de la República Argentina (BCRA) porque la firma no está registrada en la Comisión Nacional de Valores (CNV), un requisito para poder captar fondos en este tipo de operaciones.


Estimado colega periodista: si va a utilizar parte esta nota o del fallo adjunto como "inspiración" para su producción, por favor cítenos como fuente incluyendo el link activo a http://www.diariojudicial.com. Si se trata de una nota firmada, no omita el nombre del autor. Muchas gracias.

Notas relacionadas:
La víctima no fue engañada
El “riesgo cripto” no es fraude
Se denunciaron maniobras de estafa, lavado de activos y evasión impositiva
Criptoponzi

VOLVER A LA TAPA

Diariojudicial.com es un emprendimiento de Diario Judicial.com S.A.
Propietario: Diario Judicial.com S.A. Amenábar 590 Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Directora: Esther Analía Zygier. Registro de propiedad intelectual 54570890 Ley 11.723.
Descarga
la portada del diario en formato PDF

Reciba diariamente por e-mail todas las noticias del ámbito judicial.
Copyright ® 1999 - 2024 . Diario Judicial. Todos los derechos reservadores. ISSSN 1667-8486