19 de Abril de 2024
Edición 6949 ISSN 1667-8486
Próxima Actualización: 22/04/2024
Fallo dividido

Los préstamos de ANSES se presumen válidos

La Cámara Federal de Bahía Blanca confirmó el rechazo de una cautelar contra ANSES impulsada por la madre de un joven discapacitado al que el organismo previsional le descuenta dinero de un préstamo. La actora denunció que fue fraudulento, pero para la Alzada no había pruebas de ello.

En autos “P., D. c/ Administración   Nacional   de   la   Seguridad   Social   y   otro   s/   Medida   Cautelar”, la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca dispuso rechazar  el  recurso interpuesto, y en consecuencia, confirmar la resolución de grado que rechazó una medida cautelar con el objetivo de que cesen los descuentos sobre la pensión por discapacidad del hijo de la actora.

El rechazó en primer término había sido sobre la base de que no se configuraban los requisitos que establece la ley 26.854 para la procedencia de las medidas de no innovar.

En el caso, la actora había denunciado que se desconotaba dinero de un préstamo otorgado en forma fraudulenta, mediante la
falsificación de sus firmas; mientras que ANSES sostuvo que lo otorgó legalmente, siguiendo el procedimiento habitual. "Frente a esta discrepancia, el juez a quo se inclinó preliminarmente a considerar justificada la actuación del organismo estatal, atento a
que sus manifestaciones encuentran mejor sustento en las constancias de la causa", recopila el fallo.

Contra dicha resolución había apelado la parte actora considerando  que el Juez de grado incurrió en una errónea interpretación del principio de capacidad jurídica de las personas, utilizando posteriormente dicho fundamento como base para la apreciación de la prueba y el rechazo de la medida cautelar solicitada.

Sobre este punto, señaló que se encuentra acreditado en autos que, no obstante ser mayor de edad, su hijo es un chico que “no sabe leer ni escribir sólo su nombre” y cuyo diagnóstico prescribe “Retraso mental moderado dislexia y alexia otros trastornos mixtos de la conducta y las emociones”.

Por su parte, la ANSES respondió a los agravios y alegó que no   existen   elementos   que permitan analizar la aptitud jurídica o no del nombrado para contraer un crédito; el apoderamiento   para   la   percepción   de   un   beneficio  –cualquiera   fuera   el   tipo   de prestación que se trate– no resulta indiciario en modo alguno de la falta de capacidad jurídica; como tampoco lo es un certificado de discapacidad.

Elevada la causa, la Sala I de la Cámara Federal de Apelaciones de Bahía Blanca votó por mayoría confirmar la sentencia de grado. El magistrado Candisano Mera en su voto consideró que como señala el juez de grado en su resolución, la prueba ofrecida por la actora resulta hasta el momento insuficiente para concluir que la actividad de la ANSES en este caso en particular fue ilegítima o irrazonable.

Respecto de la capacidad jurídica de quien pretende ser beneficiario, y de las constancias aportadas, el juez consideró que “no surge que haya sido declarado incapaz en los términos que señala el artículo citado no obstante haber presentado la actora un certificado de discapacidad y un apoderamiento para el cobro del beneficio, que resultan preliminarmente insuficientes para otorgar la medida cautelar solicitada”.

En cuanto al peligro en la demora, evaluó los argumentos efectuados por el recurrente en torno a la posibilidad de sufrir un grave perjuicio económico no resultan ser concretos.

 

El magistrado Roberto Daniel Amabile disintió en su voto,  alegando que en el caso  se encuentran configurados los recaudos exigidos por la normativa para el despacho favorable de la medida cautelar peticionada por la parte actora (art. 230 y cc. del CPCCN).

 

El magistrado Roberto Daniel Amabile disintió en su voto,  alegando que en el caso  se encuentran configurados los recaudos exigidos por la normativa para el despacho favorable de la medida cautelar peticionada por la parte actora (art. 230 y cc. del CPCCN).

“La verosimilitud del derecho se encuentra “prima facie” acreditada con la documental acompañada con el escrito de inicio, como así también con la adjuntada por la demandada en el informe del art. 4 de la Ley 26.854” explayó, y agregó que “en relación al peligro en la demora, si bien los montos descontados mensualmente no constituyen, en principio, un monto elevado ($2.561), lo cierto es que el mismo reviste de una importante trascendencia económica en relación a los ingresos que percibe A. por su pensión no contributiva de discapacidad (oscila actualmente en los $14.000), siendo evidente el perjuicio que genera en el hecho que se mantenga el esquema de pagos mensuales destinados a la cancelación del crédito”.

Para confirmar la sentencia previa, la jueza Silvia Mónica Fariña coincidió con Candisano Mera respecto de la procedencia de la medida innovativa que solicitó la parte actora, por lo cual adhierió a su voto en lo que hace al rechazo de la apelación intentada.



Estimado colega periodista: si va a utilizar parte esta nota o del fallo adjunto como "inspiración" para su producción, por favor cítenos como fuente incluyendo el link activo a http://www.diariojudicial.com. Si se trata de una nota firmada, no omita el nombre del autor. Muchas gracias.

VOLVER A LA TAPA

Diariojudicial.com es un emprendimiento de Diario Judicial.com S.A.
Propietario: Diario Judicial.com S.A. Amenábar 590 Ciudad Autónoma de Buenos Aires
Directora: Esther Analía Zygier. Registro de propiedad intelectual 54570890 Ley 11.723.
Descarga
la portada del diario en formato PDF

Reciba diariamente por e-mail todas las noticias del ámbito judicial.
Copyright ® 1999 - 2024 . Diario Judicial. Todos los derechos reservadores. ISSSN 1667-8486