Salud / Noticias por tema / Articulos

El asistente domiciliario y su cobertura


Por: * Alejandro Gardenal Elicabide
Abogado especialista en discapacidad
drgardenal@hotmail.com

Se trata de una prestación que, pese a no estar incluida en el Programa Médico Obligatorio, ni en el Nomenclador de Prestaciones Básicas para Personas con Discapacidad, resulta muy valiosa para el paciente y su núcleo familiar, por cuanto le permite evitar una internación.


La figura del asistente domiciliario se encuentra legislada en el artículo 39 inciso d) de la Ley 24.901, el cual prevé la obligación de los entes prestadores de cobertura social para personas con discapacidad de brindar el servicio de asistencia domiciliaria, a cargo de personal específicamente capacitado y certificado por autoridad competente, enderezado a apoyar al afiliado para “favorecer su vida autónoma, evitar su institucionalización o acortar los tiempos de internación”.

Se trata de una prestación que, pese a no estar incluida en el Programa Médico Obligatorio (PMO) ni en el Nomenclador de Prestaciones Básicas para Personas con Discapacidad, resulta muy valiosa para el paciente y su núcleo familiar, por cuanto le permite evitar una internación (o institucionalización) que en muchos casos es por tiempo indeterminado.

 

Hay un legítimo derecho de las personas con discapacidad a esta prestación, criterio que ha sido reiteradamente refrendado por nuestros Tribunales a lo largo y a lo ancho del país.

 

Planteada esta necesidad, es frecuente la reacción adversa de las obras sociales y prepagas las que, a sabiendas del alto costo de este tipo de prestación (derivada de una   “enfermedad catastrófica”, o sea, de baja incidencia y alto impacto económico, según el Decreto 1200/2012), prefieren canalizarla a través de una internación en un centro de salud. Aun cuando el afiliado es una persona con discapacidad que cuenta con una expresa orden médica que la prescribe.

Con ese escenario, debemos recordar que la aludida Ley 24.901, la cual reconoce -como vimos- la figura en cuestión, instituye el sistema de prestaciones básicas para la atención de las personas con discapacidad, con el objeto de brindarles una cobertura integral a sus necesidades (art. 1), y pone en cabeza de las obras sociales la obligación de brindar las prestaciones básicas (art. 2) mediante servicios propios o contratados (art. 6), incluyendo dentro de aquellas la atención domiciliaria especializada (art. 34), en una enumeración hecha a título enunciativo (art. 19), no excluyéndose otras que sean necesarias a criterio del equipo médico que atienda a la persona con discapacidad.

Esa norma se ve reforzada por varias otras que van desde nuestra Carta Magna hasta las leyes 25.280 y 26.378, leyes éstas que incorporan a nuestro marco normativo la Convención Interamericana para la Eliminación de todas las Formas de Discriminación contra las Personas con Discapacidad y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad, esta última dotada de jerarquía constitucional a partir de la Ley 27.044.

Esas normas (entre varias otras) demuestran de manera contundente el legítimo derecho de las personas con discapacidad a esta prestación, criterio que ha sido reiteradamente refrendado por nuestros Tribunales a lo largo y a lo ancho del país.
 

La cobertura del asistente domiciliario procederá independientemente de las posibilidades económicas de su destinatario


He aquí un ejemplo de ello: “El  señor A.M. padece de "demencia vascular de comienzo agudo con dependencia   de   silla  de  ruedas"  y  requiere  de  "cuidador domiciliario  las 24 horas, rehabilitación motora y kinesiológica en  domicilio, rehabilitación visual, rehabilitación foniátrica y rehabilitación cognitiva" (…) La condición  de discapacitado del Sr. A. M. lo hace acreedor de los beneficios  previstos  en  la  ley  24.901  (B.O.  del  5/12/97), relativa  al  "Sistema  de Prestaciones Básicas en Habilitación y Rehabilitación   Integral   a   favor   de   las   Personas   con Discapacidad".  En el art. 1º se prevé la cobertura "integral" de todas  las  prestaciones  enumeradas en la ley y el art. 39, inc. d),  contempla  la  figura  del  "asistente  domiciliario",  cuya función  es  facilitar el desenvolvimiento diario de las personas con incapacidades motrices propendiendo a su autonomía” (CNACCF, Sala 3, M.A. c/ Centro Médico Pueyrredón s/amparo de salud N° 6.589/17, 06/12/17).

Digamos también, por otras parte, que la cobertura del asistente domiciliario procederá independientemente de las posibilidades económicas de su destinatario, puesto que las leyes que venimos de nombrar no aluden a la solvencia económica del afiliado con discapacidad como filtro a la hora de concederle o quitarle tales derechos.

Ni tampoco podrá ser óbice a su procedencia el remanido argumento de que la cobertura de los asistentes domiciliarios terminaría desfinanciando a la entidad obligada, aseveración ésta que no suele acompañarse (en juicio) de elementos contables suficientes que demuestren su certeza.

En definitiva, y por todas las razones aquí desarrolladas, deseamos fervientemente que avancemos hacia una clara toma de conciencia de quienes conducen las obras sociales y las empresas de medicina prepaga, contribuyendo de tal manera a respetar los más elementales derechos de las personas con discapacidad a las que se les prescribe la asistencia domiciliaria, evitando dilaciones, requerimientos burocráticos y reticencias a la hora de brindar tan elemental prestación, lo que redundará en una notoria disminución de la litigiosidad en materia de salud y discapacidad.

 

* El Dr. Alejandro Gardenal Elicabide es abogado especialista en discapacidad. Es el docente del curso a distancia "Amparo en salud por discapacidad" que comienza el 11 de septiembre de 2018.

Relacionadas


PAMI no puede negarle la cobertura a los hijos discapacitados de afiliados


Para las cautelares por discapacitados tiene que haber otro criterio


No hay formalismos para discapacitados


Una abogada cruel con los discapacitados


Los discapacitados tienen su ´Halabi´

Comentarios

Más notas de Contencioso Administrativo


Millonaria mala praxis


Bioética y bioderecho


No se olviden las gasas


La cobertura de profesionales ajenos a la cartilla


El certificado de discapacidad no puede esperar


Fertilización bajo cobertura