Noticias
Comodoro Py en la mira

Lijo respira tranquilo


Por: Rita Lucca @ritalucca rita@diariojudicial.com

El Consejo de la Magistratura cerró una investigación contra el juez federal Ariel Lijo por supuestas irregularidades en su patrimonio. El Cuerpo estimó que la prueba obtenida no era suficiente para seguir adelante con la acusación.


El Plenario del Consejo de la Magistratura de la Nación desestimó y archivó un expediente contra el juez federal Ariel Lijo por supuestas irregularidades en su patrimonio y declaraciones juradas.

La investigación tuvo origen en la testimonial brindada por María Carla Lago, ex cónyuge de Alfredo “Freddy” Lijo –hermano del magistrado- durante el juicio político contra el destituido camarista Eduardo Freiler.

Al ser interrogada, Lago mencionó la participación del juez en el negocio de la crianza de caballos de carreras y así lo vinculó con en el haras “La Generación”, situado en el partido de Dolores, provincia de Buenos Aires.

La declaración derivó en una investigación por supuesto "mal desempeño", ya que Lijo no informó ninguna propiedad ni inversión inmobiliaria en Dolores en sus declaraciones juradas. Tampoco informó equinos entre sus bienes desde que asumió al frente del Juzgado Federal N° 4 en lo Criminal y Correccional, en octubre de 2004.

 

Sin embargo, las pruebas producidas no aportaron información o dato sobre la propiedad o participación del juez en el campo, el cual pertenece, según la documentación, a su hermano.

 

El diputado del Pro y presidente de la Comisión de Disciplina y Acusación, Pablo Tonelli, abrió un expediente para analizar la posible responsabilidad del magistrado por haber omitido la propiedad y los caballos en sus declaraciones juradas.

Como parte de la investigación, la Comisión de Disciplina analizó en detalles la totalidad de las declaraciones patrimoniales, cuentas bancarias y tarjetas de crédito, como así también la información relativa a la propiedad, los caballos y el stud.

Sin embargo, las pruebas producidas no aportaron información o dato sobre la propiedad o participación del juez en el campo, el cual pertenece, según la documentación, a su hermano.

“De los elementos probatorios colectados no se observa ningún elemento que configure alguna de las causales de remoción (...), así como tampoco falta disciplinaria”, argumentó Tonelli, quien instruyó el expediente y redactó el dictamen desestimatorio, el cual fue aprobado hoy por el Plenario del Cuerpo.

Relacionadas


Las cuentas de Lijo


Juzgando la Justicia judicial

Comentarios

Más notas de Noticias


Sin trolls en las próximas elecciones


Punto final para el juez Arias


A dar la cara en Facebook y Twitter


El debate del glifosato llega a Tribunales


Temporada de concursos en Tucumán


Todos arrepentidos