Noticias por fuero / Penal

Un forcejeo no es delito


Por: Diario Judicial @diariojudicial notas@diariojudicial.com

La Justicia penal sobreseyó a un hombre que fue procesado por resistencia a la autoridad luego de un forcejeo con los polícías al momento de su detención.


En los autos “C. O., S. s/procesamiento”, la Cámara Nacional en lo Criminal y Correccional sobreseyó a un hombre que fue procesado por resistencia a la autoridad luego de un forcejeo con los policías al momento de su detención.

Los miembros del Tribunal hicieron lugar al recurso interpuesto por la defensa del imputado donde argumentaron que la conducta investigada es atípica. El abogado expresó que el agente no sufrió ninguna lesión y al momento de la identificación sólo fue empujado por su defendido.

 

Los jueces fueron contundentes en su resolución y señalaron que la oposición de un individuo a la propia detención, aun teniendo por cierta la existencia de un forcejeo, no puede considerarse típica porque la resistencia.

 

Los magistrados explicaron que el policía logró la detención del involucrado, quien intentó zafarse arrojando golpes y forcejeando pero no lo logró. Asimismo, la resistencia a la autoridad exige el empleo de fuerza superior al ordinario por parte del cuerpo de policía.

Se comprobó que el hombre fue fácilmente reducido por lo que no le cabe ningún tipo de delito y, por ese motivo, los titulares de la Cámara dejaron "expresa constancia de que la formación de la presente causa no afecta el buen nombre y honor de que hubiera gozado con anterioridad".

Además, Luis María Bunge Campos  y Jorge Luis Rimondi resolvieron revocar de manera inmediata el procesamiento del actor.

Los jueces fueron contundentes en su resolución y señalaron que la oposición de un individuo a la propia detención, aun teniendo por cierta la existencia de un forcejeo, no puede considerarse típica porque la resistencia.

Comentarios

Más notas de Penal


Una mala apuesta


Que la inocencia le valga


Defensa legítima contra un "trapito"


Una firma de puño y letra postmortem


Instagram: no soy de aquí ni soy de allá


Cuidado con los drones