Noticias por fuero / Penal
Pelea con un cuidacoches

Defensa legítima contra un "trapito"


Por: Diario Judicial @diariojudicial notas@diariojudicial.com

La Justicia penal sobreseyó a un hombre que participó en una pelea contra un trapito. Los jueces consideraron que su conducta se encuentra justificada porque se trató de una legítima defensa a los golpes de otras personas.


En los autos “F., S. A. s/sobreseimiento”, la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional sobreseyó a un hombre que participó en una pelea contra un trapito que terminó gravemente herido.

Los miembros del Tribunal admitieron el recurso interpuesto por la defensa y resolvieron sobreseerlo por haber mediado una causa de justificación imputado.

 

Si bien la querella argumentó que el hecho existió porque el imputado efectuó un exceso en la legítima defensa, los jueces consideraron que, luego de evaluar todas las pruebas de la causa, todo indica que el acusado no golpeó al damnificado cuando estaba inconsciente, como denunciaron.

 

Por el contrario, de los testimonios de testigos surgió que el querellante discutió con una persona que cuidaba automotores y otras dos personas, entre las que se encontraba el imputado, pretendieron defenderlo, procediendo el denunciante a golpear a uno de ellos y a trabarse en lucha con el imputado a consecuencia de lo cual resultó lesionado. 

Los magistrados destacaron que, en tal contexto, no surgió que el imputado hubiera tenido otra forma de defenderse del querellante, e inclusive, la circunstancia de que este reiniciara la pelea, luego de que ambos cayeran al piso luchando, demuestra la actualidad del ataque sufrido por el imputado y la razonabilidad de su conducta.

En ese sentido, los camaristas explicaron que la ley "exige que la agresión suponga ya un peligro próximo y que dicho peligro no haya desaparecido al convertirse en lesión consumada y agotada, pues la ley penal no legitima el ejercicio de actitudes vindicativas, y es unánime la doctrina en negar carácter lícito a la acción cumplida cuando el peligro ya ha pasado”.

Los juristas resaltaron que de todas las pruebas y testimonios "no se logró comprobar en forma clara un supuesto de un accionar excesivo".

Si bien la querella argumentó que el hecho existió porque el imputado efectuó un exceso en la legítima defensa, los jueces consideraron que, luego de evaluar todas las pruebas de la causa, todo indica que el acusado no golpeó al damnificado cuando estaba inconsciente, como denunciaron.

Comentarios

Más notas de Penal


Una firma de puño y letra postmortem


Instagram: no soy de aquí ni soy de allá


Cuidado con los drones


Cannabis para el síndrome de Tourette


El WhatsApp te condena


La salud es siempre lo primero