Noticias por fuero / Penal / Noticias
Un cargo vacío durante 11 años

El renacer de la Cámara Federal


Por: Diario Judicial @diariojudicial notas@diariojudicial.com

Este martes Mariano Llorens juró como miembro de la Cámara Federal porteña. De esa forma completa un Tribunal que en el último año perdió tres integrantes. Igualmente, la Alzada seguirá funcionando con la mitad de sus vacantes cubiertas.


Mariano Llorens es oficialmente vocal de la Sala I de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Criminal y Correccional Federal. Este martes al mediodía prestó juramento en el Salón Auditorio del edificio de Avenida Comodoro Py 2002.

Llorens se convierte así en el tercer integrante del Tribunal de Apelaciones que sirve como Alzada de las causas más sensibles al poder político, ya que se encaga de revisar las decisiones de los doce jueces federales que instruyen las causas por corrupción, entre otros delitos.

La vacante que vino a ocupar este magistrado, con amplia trayectoria en Tribunales – fue durante años secretario de Cámara de Tribunales Orales Federales- tiene de larga data: se abrió en el año 2007 con la renuncia del también ex juez federal Gabriel Cavallo.

Desde esa baja, el Tribunal funcionó con cinco miembros, actuando alguno de ellos en las dos Salas que componen la Alzada. Sin embargo, desde mediados de 2017 la integración de la misma se vio alterada. Tal es así que no quedó ningún miembro “original” de la Sala I.

 

En un momento sólo el juez Martín Irurzun quedó como miembro activo de la Cámara, ya que Bruglia ejercía el cargo como magistrado subrogante,

 

La sangría de la Cámara Federal

La Sala estaba anteriormente integrada por Jorge Ballestero y Eduardo Freiler. El primero pidió licencia y se jubiló a principios de marzo, luego del escándalo que significó el fallo que excarceló al empresario Cristóbal López.

Freiler, por su parte, fue suspendido por el Consejo de la Magistratura de la Nación y posteriormente destituído por el Jurado de Enjuiciamiento, que consideró que incurrió en la causal de mal desempeño en sus funciones. En su lugar llegó a la Sala I Leopoldo Bruglia, también proveniente, al igual que Llorens, de un Tribunal Oral – en este caso como juez-.

Pero la Cámara seguía perdiendo miembros: Eduardo Farah, integrante de la Sala II del Tribunal pidió a la par de Ballestero el pase de Juzgado. Fue también luego de que el magistrado estampara su firma para desempatar la votación que definió la excarcelación de López, en el marco de la causa por administración fraudulenta por la presunta evasión millonaria de tributos.

La otra Sala que compone la Cámara Federal también quedó con sólo un miembro: el presidente del Cuerpo, Martín Irurzun. Es que, previo al alejamiento de Farah – el Consejo de la Magistratura aprobó su traslado a un Tribunal Oral en lo Penal Económico- se concretó la renuncia del histórico camarista Horacio Cattani el último febrero.

En ese contexto, en un momento sólo Irurzun quedó como miembro activo de la Cámara, ya que Bruglia ejercía el cargo como magistrado subrogante, hasta que en abril último el gobierno nacional oficializó su traslado del Tribunal Oral en lo Criminal Federal N°4 de la Capital Federal a la Sala I de la Cámara de Apelaciones porteña, a donde ahora se sumará Llorens.

Relacionadas


La Cámara Federal quedó vacía


El desguace de la Cámara Federal


La Cámara Federal en el ojo de la tormenta

El juez Bruglia reemplazará al destituido Freiler en la Cámara Federal

Comentarios

Más notas de Penal


Exhibiciones nazis presumen un delito


Se terminó el cuento del tío


No se puede andar armado por ahí


¿Me muestra el cochecito por favor?


Justicia por "Chocolate"


Flagrancia apta todo público