Noticias por fuero / Laboral

La licencia de la discordia


Por: Diario Judicial @diariojudicial notas@diariojudicial.com

La justicia laboral consideró justificado el despido de una mujer que pidió una licencia sin antelación y que a pesar que no se la concedieron, no se presentó a trabajar.


En los autos “DE BIASIO CARLA PAOLA C/ TELCOM VENTURES DE ARGENTINA S.A. S/ DESPIDO”, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo consideró justificado el despido de una mujer que pidió licencia un día antes y no se presentó a trabajar a pesar que no le fue concedida.

Los miembros del Tribunal coincidieron con la sentencia de grado que hizo lugar al cobro de las indemnizaciones por despido y sostuvieron que el despido dispuesto por la demandada fue ajustado a derecho por haberse demostrado los incumplimientos endilgados a la trabajadora.

Los magistrados resaltaron que la mujer, encargada de un local comercial, ya tenía antecedentes en su contra por maltrato a otras empleadas, negativa a evacuar el local durante un simulacro de incendio o no proceder a la apertura del local. A todo eso se sumó la falta sin previo aviso que terminó en despido.

En esa línea, los jueces coincidieron en que "dada su calidad de encargada, no podía desconocer las formalidades y el procedimiento de las licencias del personal dentro de la sucursal por lo que, su actitud de solicitarla sin antelación y no comparecer a trabajar aun cuando la misma no fue autorizada, es indicativo de una mala fe de su parte contraria a lo normado por el art. 63 de la LCT".

Los camaristas añadieron que el incumplimiento endilgado revistió la entidad suficiente como para decidir el despido. Además, resultan insoslayables los antecedentes desfavorables de la trabajadora y su mala relación con su subordinada y demás dependientes.

Por todo lo expuesto, resolvieron confirmar la sentencia de grado que consideró justidicado el despido de la demandante.

 

Comentarios

Más notas de Laboral


Sin horas extras


El poder gremial


Piña va, despido viene


A Segura no se lo llevan preso


Sigue la batalla por la competencia


Intereses bajo fuego