Noticias

Le pasaron factura a la UBA

Por: Diario Judicial @diariojudicial notas@diariojudicial.com
Fue condenada a pagar facturas impagas a una empresa de seguridad privada que prestaba servicios en la Facultad de Arquitectura. La deuda no había sido abonada porque le Universidad alegó deficiencias en el servicio. La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal descartó los argumentos de que las facturas ya habían sido abonadas. FALLO COMPLETO

Las juezas María Inés Garzón de Conte Grand y Marta Herrera, integrantes de la Sala II de la Cámara Nacional de Apelaciones en lo Contencioso Administrativo Federal, en losautos caratulados “CISE SRL (Centro Integral de Seguridad Empresaria) c/UBA –Facultad de Arquitectura y Urbanismo s/contrato administrativo”, condenaron a la Universidad de Buenos Aires a pagarle a una empresa de seguridad privada una serie de facturas que se había negado a abonar por deficiencias en el servicio.

Se trató de tareas de vigilancia y seguridad que el Centro Integral de Seguridad Empresaria realizó en Facultad de Arquitectura y Urbanismo entre diciembre de 1987 y marzo de 1998. La facultad se negó a pagarle a la empresa por deficiencia en el servicio brindado. En primera instancia se hizo lugar a la parte de la demanda y se condenó a la UBA a abonar las facturas impagas.

La UBA sostuvo que dos facturas que debe pagar ya habían sido abonadas. Explicó que una de ellas (la factura N° 11.136) fue rechazada y que la empresa nunca recalculó el importe ni descontó los servicios no prestados. La otra (N° 11.141) fue cancelada por lo que ahora no correspondía admitirla y no tiene asidero la demora en la fecha de pago. “Agrega que condenarla a abonar nuevamente lo que ya fue cancelado afecta tanto a su economía como, fundamentalmente, al erario público”.

Sobre la primera factura, las magistradas explicaron que a través de un expediente, el Decano de la Facultad de Arquitectura, aprobó la licitación privada para la contratación de un servicio de vigilancia en el área decanato. La adjudicación correspondió a la empresa actora.

La UBA, mediante otra factura, realizó un reajuste del precio por anormalidades cometidas por el personal de seguridad. “Obra un informe que da cuenta que esa factura no se liquidó en su oportunidad porque se autorizó un descuento por incumplimiento”, manifestaron las camaristas.

La empresa contestó que “…mal pudo haber sido objeto de un descuento, como uds. lo manifestaron (…), ya que la misma se trataba de una factura de reajuste y en ella, no puede haber descuentos por incumplimientos en la prestación de servicios”.

“Por lo expuesto cabe concluir que, contrariamente a lo considerado por el a quo, la demandada efectivamente observó la factura N° 11.136 conforme surge del acta de recepción de servicios contratados”, sostuvieron las juezas.

En relación a la segunda factura, “la condena alcanza a la diferencia por el tiempo transcurrido entre el vencimiento del plazo de pago y su efectivización”, sintetizaron las magistradas y confirmaron también ese pago.

“Los argumentos de la demandada sobre esta cuestión, no son aptos para conmover las correctas conclusiones a las que arribó el juez a quo, ya que no aportan elementos de suficiente entidad a tal fin, importando la presentación en estudio una mera discrepancia con lo decidido, por lo que no corresponde conferirle virtualidad en los términos del art. 265 del C.P.C.C.N”, concluyeron las camaristas



dju / dju

Comentarios

Más notas de Noticias

Esta responsabilidad no se comparte

Judiciales a marcar tarjeta

¿La mediación penal en la ciudad?

Un buen testigo vale por muchos otros

Instan a la creación de la Comisión Bicameral del Ministerio Público

Un informe de la Procuración revela las causas de las demoras de los juicios por violación a los derechos humanos