17 de Agosto de 2017

Edición 4351. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
18 de Agosto de 2017

Cuando el geriátrico no es una opción

En el marco de un desalojo, se solicitó la internación o traslado de una anciana a un geriátrico que la albergara en caso de producirse el lanzamiento de su domicilio. No obstante, la Justicia de Salta rechazó el pedido y afirmó que la “internación compulsiva es excepcional y en ningún caso puede ser indicada o prolongada para resolver problemáticas sociales o de vivienda”.

abuela anciana mujer
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


En los autos “M., M. - Proceso de Restricción de la Capacidad", la Sala Cuarta de la Cámara de Apelaciones en lo Civil y Comercial de Salta no hizo lugar a un recurso de apelación contra la sentencia de grado que rechazó la internación o traslado de una mujer a un geriátrico que la albergara en caso de producirse el lanzamiento de su domicilio.

La causa se inició a raíz del desalojo de una vivienda en el que habita una mujer de 73 años, que se encuentra delicada de salud como consecuencia de un ACV y es asistida por su grupo familiar.

La asesora de Incapaces impulsó un proceso de restricción de capacidad y solicitó como medida cautelar el traslado de la anciana a un geriátrico u otro dispositivo adecuado para albergarla, en caso que “su hija se no quisiera trasladarla a otra vivienda, al momento del lanzamiento”.

La juez en grado rechazó la cautelar, con fundamento en los artículos 41 del CCCN y 20 de la Ley 26657, en tanto disponen que “la internación involuntaria es un recurso terapéutico excepcional, sólo procedente cuando no es posible un abordaje ambulatorio y cuando mediare situación de riesgo cierto e inminente para el padeciente o para terceros”.

La asesora de Incapaces apeló la sentencia de primera instancia y aclaró que no solicitó una internación provisoria, en razón del estado de salud mental de su representada, sino una "internación transitoria de carácter social por vulneración al derecho de la vivienda, para el caso que la mujer quede en situación de calle, una vez producido y efectivizado el lanzamiento”.

En este escenario, el Tribunal determinó que la mujer “no representa en sí misma un riesgo para sí, ni para terceras personas”, y que “su cuidado demanda de la asistencia de su grupo familiar”.

Para los vocales, “la medida cautelar solicitada por la asesora de Incapaces, no tiene otra finalidad que la de prevenir el riesgo que implica para la mujer, el eventual desalojo de la vivienda que ocupa”.

Sobre este punto, los camaristas coincidieron con el criterio adoptado por el juez de grado, al entender que “la medida de internación compulsiva es de carácter excepcional y en ningún caso puede ser indicada o prolongada para resolver problemáticas sociales o de vivienda, para lo cual el Estado debe proveer los recursos adecuados a través de los organismos públicos competentes”.

En efecto, los jueces concluyeron que la internación solicitada no es el “medio idóneo para garantizar el efectivo goce de los derechos que consagra ahora la Convención Interamericana sobre Protección de los Derechos Humanos de las Personas Mayores”.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 100%
Muchas gracias por su participación
NO: 0%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Relacionadas: