16 de Agosto de 2017

Edición 4350. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
17 de Agosto de 2017

Juicio por jurados

La Justicia popular condenó a Farré

Fernando Farré, acusado de matar a su mujer a puñaladas en 2015, fue condenado a prisión perpetua por el delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio. La decisión del jurado fue unánime y la defensa podrá apelar la sentencia una vez que se conozcan los fundamentos del fallo.

Farré
Cindy Monzón

Por: Cindy Monzón


Fernando Farré es un femicida. Así lo sentenció el veredicto de los 12 integrantes del jurado popular que lo encontró culpable, por unanimidad, del delito de homicidio doblemente agravado por el vínculo y por femicidio. Fue condenado a prisión perpetua y, de esta manera, podrá pedir la libertad condicional recién a los 87 años.

Cuando el presidente del jurado leyó el veredicto, las fiscales de la causa, Laura Syseskind y Carolina Carballido Calatayud se fundieron en un abrazo que concluyó con lágrimas y más tarde declararon ante la prensa que la decisión de los integrantes del jurado se trató de  un "fallo ejemplar" y esperan que Farré esté en la cárcel "hasta el día que se muera".

Emocionada hasta las lágrimas, Sandra Schaefer, hermana de Claudia, sostuvo que la sentencia le trajo paz, alivio y justicia, y afirmó que Farré jamás intentó comunicarse con sus hijos y, mucho menos, se hizo cargo de algún tipo de gastos de los menores.

Farré permaneció en silencio durante la jornada y cuando se leyó el veredicto pareció no inmutarse por la decisión. Mantuvo la misma postura desde que inició el juicio: abstraído, en silencio, por momentos con la mirada hacia el piso o en algún punto fijo.

El empresario mató a su mujer, Claudia Schaefer, de 74 puñaladas en el country Martindale de Pilar cuando ella intentó retirar las pertenencias que le quedaban en la casa. Farré la encerró en el vestidor y la atacó con dos cuchillos que había sacado de la cocina y los guardó en el placard.

Los integrantes del jurado

Las 12 personas elegidas para juzgar a Farré fueron citadas al azar, vecinos del Departamento Judicial de San Isidro. El único requisito era ser mayor de 21 y menor de 75. No se conocían entre ellos y recibieron instrucciones específicas sobre como proceder los seis días que duró el juicio.

Eran seis mujeres y seis hombres de distintas edades, de diferentes ocupaciones, había amas de casa y, también, varios desocupados. Desde que fueron elegidos para confirmar el jurado fueron identificados con números y eran acompañados en todo momento por agentes de la policía para evitar que hablen con testigos o personas ajenas a la causa. Se tomaron todos los recaudos para preservar la parcialidad.

Almorzaban todos juntos en el bar Habes Corpus, frente al Tribunal, y durante el desayuno y merienda les servían un café con dos medialunas de manteca.

Todos los integrantes son vecinos de San Isidro, Pilar, Olivos y San Fernando. Los que vivían más lejos de la sede del Tribunal, ubicado en la calle Ituzaingó 340 de San Isidro, eran trasladados en móviles de la policía bonaerense. El resto, llegaba por sus propios medios.

Bastaba con que sólo uno de ellos no estuviera de acuerdo para que Farré sea declarado no culpable. Según las declaraciones de algunos de los jurados nunca hubo dudas acerca de su culpabilidad, las pruebas fueron contundentes desde la primera audiencia y la carta que leyó el acusado lejos estuvo de conmoverlos y torcer su decisión.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 100%
Muchas gracias por su participación
NO: 0%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque

Relacionadas:


Comentarios: