18 de agosto de 2017

Edición 4352. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
21 de agosto de 2017

Falseó un documento pero se salvó

El Tribunal Oral Penal N°1 de Corrientes absolvió a un hombre que presentó un título secundario falso al momento de inscribirse en un reclutamiento de la Policía provincial. Los jueces ajustaron su resolución a la decisión del Fiscal de retirar los cargos por considerar que el hecho no representó ningún tipo de peligro.

firma contrato documento
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


En los autos "M. E. J. P/ Uso de documento publico falso-San Luis del Palmar", la fiscal de instrucción Sonia Meza solicitó la elevación a juicio de la causa donde el imputado presentó un título analítico falso para inscribirse a la policía de Corrientes.

Según los hechos, el imputado presentó ante la Unidad Regional Nº1, de San Luis del Palmar, un título analítico secundario apócrifo con la intención de ser inscripto en el “XIII Curso de Reclutamiento y Capacitación para Cabos de la Policía de Corrientes”, trámite para el cual era requisito haber culminado el Nivel Polimodal.

El hombre sostuvo que se sintió "ofendido" cuando supo que el certificado era falso y explicó que cuando supo de la noticia del reclutamiento para la Policía vivía en Buenos Aires y un amigo le ofreció terminar el secundario pagando una cuota mensual y entregando una serie de trabajos prácticos.

Ante ello, los integrantes del Tribunal expresaron que el imputado creó un peligro potencial porque lesionó la fe pública que se pone por todos en dicho documento expedido por una institución escolar, en el entendimiento que era verdadero. Además, "alteró conscientemente la verdad al presentarlo, porque sabía que no había culminado sus estudios y con ello otra persona que sí tuviera dicha idoneidad dejó de ocupar su lugar".

Los jueces coincidieron que el impuyado actuó con dolo, es decir, con conocimiento y voluntad de presentar un certificado de culminación de estudios secundarios falso, de una institución a la que ni siquiera se había inscripto, ni concurrido a rendir exámenes y aunque dijera haberse sentido “ofendido”, bien supo que pagaba por algo ilegal que luego usó creando un peligro a la fe que merecen los documentos públicos. Por ello debía haber sido acusado por la conducta con la que viniera requerido a juicio. 

Sin embargo, el Fiscal retiró la acusación por entender que del accionar del imputado no devino un perjuicio y por ello no se configuraba el tipo legal porque este requiere que efectivamente esto suceda y que en la pieza acusatoria traída a juicio esto no se describía. Frente a ello, los magistrados destacaron que corresponde darle la razón a la Defensa en el sentido que ante la falta de acusación el Tribunal no puede condenar.

Por todo lo expuesto, los jueces resolvieron absolver de culpa y cargo al imputado y ordenaron destruir el título secundario falso.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 67%
Muchas gracias por su participación
NO: 33%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Comentarios: