28 de abril de 2017

Edición 4276. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
2 de mayo de 2017

Un debate que no va a jubilarse

Voces del mundo académico y jurídico se pronunciaron tras el fallo de la Corte Suprema que restablece la validez de la cláusula que fija la jubilación de los jueces a los 75 años de edad. El fallo se interpretó de distintas maneras: la crítica más dura la propicio la jueza federal Servini de Cubría, “este fallo está digitado en mi contra”, lanzó en alusión a Ricardo lorenzetti. La "Lista Negra" de los 25 magistrados en condiciones de ser jubilados que posee el Consejo de la Magistratura. El pedido de Carrió a Macri por Schiffrin.

Corte Suprema
Matías Werner

Por: Matías Werner


La Corte Suprema sepultó en el día de ayer el inédito antecedente que mantuvo por 18 años, donde declaró la nulidad de una cláusula constitucional referida al límite de edad de 75 años que deben tener los jueces en el ejercicio de la judicatura, y dejó detrás de sí un tendal de opiniones a favor y en contra.

El fallo “Schiffrin” no pasó desapercibido para los juristas y expertos en Derecho Constitucional, que inmediatamente salieron a pronunciarse a favor y en contra de la resolución que adoptó el Máximo Tribunal. Tampoco faltó el análisis sobre las implicancias políticas del fallo en relación a los magistrados que se verán afectados por aquél, y por la virtual apertura de vacantes que le dará más trabajo al Consejo de la Magistratura.

La jueza federal María Romilda Servini de Cubría, que superó el límite de edad, se sintió particularmente afectada por lo resuelto. “Pienso que este fallo está digitado en mi contra" dijo en una entrevista al diario Ambito Financiero. Servini, que es jueza electoral en la Capital Federal y subrogó hasta noviembre ese cargo en la Provincia de Buenos Aires, cuando renunció alegando “presiones”, apuntó sus dardos contra el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.

Cuando fue consultada acerca de si creía que lo resuelto formó parte de un plan para sacarla del Poder Judicial, la jueza no dudó en afirmar esa tesis. “Primero fue mi hijo y ahora soy yo, porque tengo una denuncia contra el doctor Lorenzetti y no la cerramos y necesitan cerrarla”, sostuvo la magistrada. Es que a principios de febrero, su hijo Juan Carlos Cubría, ahora ex administrador General del Poder Judicial, renunció a su cargo en pleno enfrentamiento con el titular del Máximo Tribunal.

Otra voz de peso que hizo pública su opinión respecto al fallo fue Jorge Rizzo, el presidente del Colegio Público de Abogados de la Capital Federal. Rizzo, que fue incluso abogado de Carlos Fayt – aunque no en esa causa-  en declaraciones radiales se mostró “preocupado” por el cambio de rumbo porque “la cláusula se puede convertir en válida o inválida cada 20 años” y aquí está en juego “la seguridad jurídica". “Hay distintos nombres pero la Corte sigue siendo la misma”, reflexionó. Es la misma senda que siguió el voto en disidencia del juez Rosenkrantz.

Desde el sector académico, juristas como Roberto Gargarella, Domingo Rondina y Raúl Gustavo Ferreyra celebraron el cambio de rumbo que tomó de la Corte, mientras que otros como Andrés Gil Domínguez y Gustavo Arballo pusieron reparos.

Gargarella, por ejemplo, dijo en su blog “seminariogargarella” que el fallo “Schiffrin” adquiere relevancia porque la propia Corte admitió “que en su momento se equivocó”, y esa equivocación fue en un fallo “controvertido” porque en “Fayt” la Corte “apareció -a los ojos de muchos- como ‘sirviéndose a sí misma’ (una Corte de la que era miembro el juez Fayt, decidió que Fayt podía seguir en su cargo, a pesar de haber cumplido la edad límite que fijaba la Constitución)”, sostuvo.

El autor vio de manera positiva que la Corte haya fijado posición sobre “un tema crucial, relacionado con los alcances y límites del poder de la Convención Constituyente”, aunque también destacó la disidencia de Rosenkrantz, que puso la voz de alarma al dar a entender que las Convenciones “suelen suscitar resquemores por la posibilidad de que se conviertan en ‘cajas de Pandora’, con la disposición y el poder de reformar lo que les plazca y del modo en que les plazca”. “Lo que ahora sostuvo la mayoría de la Corte fue que, en efecto, el poder de la Convención se encuentra limitado”, aclaró al final.

Raúl Gustavo Ferreyra, uno de los mayores críticos del fallo “Fayt”, al que denominó una “ominosa excepción” en materia de planteos judiciales contra normas creadas por el Poder Constituyente. El profesor de Derecho Constitucional y ex conjuez de la Corte dijo en esa oportunidad los supremos “arremetieron contra el texto constitucional y elaboraron un significado que carece de lógica de antecedentes”.

“Todo indicaría que ahora en nuestro imaginario constitucional, los 75 años de los jueces serán iguales que los 75 años de los ciudadanos” celebró Ferreyra, para quien ya “no hay marquesinas” porque el límite de edad “resulta ineludible”. “A cumplir con la Constitución”, exclamó.

Rondina, también a favor del fallo, agrego una incógnita: ¿las sentencias obtenidas durante los cinco años de morosidad de la Corte en Schiffrin deberían revisarse?

Del lado contrario, Andres Gil Domínguez en su blog “underconstitucional” realizó un ejercicio “anticipatorio” del fallo y problematizó sobre el “día después” de la sentencia. Es que con el fallo Schiffrin firme sobre la mesa, se abre el interrogante acerca de cómo operará la cláusula del artículo 99 inciso 4° “puesto que hasta el día de hoy, nunca se aplicó”.

Gil Domínguez ensayó distintas hipótesis, partiendo de que una vez cumplidos los 75 años el juez o jueza que desee continuar en el cargo “debe comunicarle su voluntad al Poder Ejecutivo Nacional”. De allí puede suceder que el Poder Ejecutivo envie o no la solicitud de un nuevo nombramiento al Senado y que una vez elevada la propuesta al Senado, hasta que este último apruebe o rechace el acuerdo, “el juez o jueza sigue detentando el cargo”. Otro interrogante, si el Senado rechaza el acuerdo, ¿la cuestión se podrá judicializar?. 

Mientras que Gustavo Arballo se mostró más cercano a la postura de Carlos Rosenkrantz en relación a que “también marca su preocupación por el abandono de un precedente”. Arballo imagina en el corto plazo un “enorme runrun sobre las arenas movedizas del sistema de cobertura transitoria de un montón de vacantes que se abren juntas”, y admite que uno de los efectos colaterales de la sentencia será la generación de un “happy hour de cargos”.

La "lista negra" del Consejo

El Consejo de la Magistratura ya cuenta con una lista de nombres de los jueces que superan los 75 años y están en condiciones de jubilarse o 'ser jubilados'. Se trata de magistrados con sentencias firmes a favor, otros con fallos pendientes de resolución e incluso algunos con acciones sin iniciar.

Entre los nombres más destacados se encuentran el de Servini de Cubría, Leopoldo Schiffrin (a quien la Corte le rechazó su amparo) y el camarista de Casación Pedro David. Muchos de los magistrados integran Tribunales de importancia como Edmundo Hendler (Cámara Penal Económico), Bernabé Chirinos y Lilia Maffei de Borghi (Cámara Federal de la Seguridad Social), Estela Ferreirós y Néstor Rodriguez Brungengo (compañeros en la Cámara del Trabajo) Eduardo Zannoni, Mario Calatayud y Zulema Wilde (Cámara Civil).

El pedido de Carrió a Macri por Schiffrin

La diputada nacional de la CC-ARI Elisa Carrió le pidió hoy al presidente Mauricio Macri que "proponga un nuevo nombramiento" al Senado de la Nación para que continúe en su cargo el camarista federal de La Plata Leopoldo Schiffrin que supera el límite de edad de 75 años. En una carta enviada al mandatario, Carrió expresó: "La alteración de un precedente de esta naturaleza pone en inestabilidad a toda la justicia, por esta razón y por la trayectoria y las particulares circunstancias en las que fue dictado este fallo por la Corte Suprema de Justicia de la Nación me llevan a sugerirle al Sr. Presidente de la Nación que en uso de las atribuciones que le asigna el artículo 99 inc. 4 de la Constitución Nacional proponga un nuevo nombramiento al Senado de la Nación a efectos de que este cuerpo preste nuevo acuerdo por el término establecido en la Constitución para que el Dr. Leopoldo Héctor Schiffrin continúe ejerciendo el cargo de juez de la Sala II de la Cámara Federal de La Plata".

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 91%
Muchas gracias por su participación
NO: 9%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque

Relacionadas:


Comentarios: