27 de Junio de 2017

Edición 4314. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
28 de Junio de 2017

Nuestro tiempo es supremo, abogado

En el marco de un complejo proceso de restitución de menores, en el que la Corte Suprema había intervenido en tres ocasiones, un abogado planteó por segunda vez la recusación de sus ministros. La respuesta del Máximo Tribunal fue severa: le advirtió al letrado que si interponía algún recurso que dilate la restitución del menor, se lo iba sancionar.

Corte Suprema de Justicia de la Nación - Prensa
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


La Corte Suprema de Justicia había fallado en el expediente “R., M. A. c/ F., M. B. s/ reintegro de hijo” en favor del padre requirente de un menor, ordenando que el niño sea trasladado a Miami, pero por distintos planteos y demandas cruzadas, la medida aún no se efectivizó.

La cronología de la historia es la siguiente: en 2011 se celebró ante la jueza una audiencia con participación los padres, del defensor de menores y de un representante de Cancillería, allí se llegó a un acuerdo "sobre el modo en que se llevaría a cabo la restitución del niño y los trámites y requisitos que debían cumplirse para que el retorno fuera seguro” donde se arregló que el niño retornaría junto a su madre, que el proceso de revinculación del niño con su padre se haría en Estados Unidos, que el padre asumiría el costo del pasaje de su hijo, y que se gestionaría una visa para que la madre permanezca hasta el fin de proceso en el extranjero, más un subsidio por alimentación y hospedaje. Pero el acuerdo se cayó.

En 2015, la Corte volvió a intervenir y, bajo los lineamientos del nuevo Código Civil y Comercial, que introdujo principios en materia de restitución internacional de menores, resolvió exhortar a la jueza de primera instancia a que “arbitre las medidas, urgentes y necesarias, para iniciar un proceso de comunicación entre el padre y su hijo”.

Parecía que el tema había culminado, pero no. A los pocos días el abogado de la demandada planteó una revocatoria, la nulidad de la sentencia y recusó a los ministros Ricardo Lorenzetti, Elena Highton de Nolasco y Juan Carlos Maqueda por la causal de prejuzgamiento, dado que habían intervenido en el fallo de 2010. El planteo fue rechazado en marzo de 2016, pero había un capítulo más.

Es que ante una nueva incidencia en el marco de la ejecución de la sentencia, el letrado presentó una queja ante la Corte y volvió a recusar a los tres ministros, en idénticos términos que un año antes. La paciencia de los supremos, ahora acompañados también por Horacio Rosatti y Carlos Rosenkrantz, dijo basta.

El Máximo Tribunal entendió que el nuevo planteo puso en evidencia “que la petición efectuada únicamente persigue obstaculizar y demorar la efectiva ejecución de la sentencia de restitución”. Por lo que había que “desestimar de plano la recusación” y  “llamar la atención a la representación letrada de M. B. F.”, a la que le requirieron que “cese en la interposición de incidencias, recursos y/o cualquier otro planteo que dilate el retorno del menor, bajo apercibimiento de aplicársele una sanción más severa”.

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 89%
Muchas gracias por su participación
NO: 11%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Relacionadas:


Comentarios: