7 de diciembre de 2016

Edición 4186. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
12 de diciembre de 2016

Condenan a una empresa por no registrar a un trabajador externo

La Sala VII de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo condenó a la empresa Mapfre a abonar una importante suma de dinero a un hombre que prestaba servicios para la compañía y nunca recibió el salario básico.

Billetes
 Diario Judicial

Por: Diario Judicial


En los autos “O., C. C. c/ Mapfre argentina seguros de vida sa s/ despido”, el denunciante se agravió porque la sentencia de grado rechazó la demanda por considerar que su vinculación con la empresa demandada fue parte de un contrato de grupo. Sostuvo, concretamente que "jamás habría existido contratación ni registración por parte del grupo económico, y que al no abonar el salario básico por el trabajo efectivamente prestado, la accionada se benefició del mismo a título gratuito contrariando las disposiciones previstas por los arts. 115 y 119 LCT".

Ante ello, los integrantes del tribunal expresaron que "el actor comercializaba productos y de la aquí demandada, y en este contexto corresponde valorar las constancias de la causa, considerando que ambas empresas resultaban beneficiarias de la prestación laboral".

Desde la perspectiva señalada, "se advierte, por aplicación de lo normado en el art. 23 de la L.C.T., que estamos en presencia de un supuesto en el que rige plenamente la presunción contenida en la norma mencionada, esto es, la prestación de servicios personales, en el marco de una organización empresaria ajena, permite inferir, juris tantum, que ella reconoce como fuente un contrato de trabajo", explicaron los jueces.

En este contexto, "era carga de la demandada acreditar su versión, si pretendía desvirtuar los efectos de la presunción lo cual no ha hecho". En definitiva, "en la especie, el actor ejecutaba prestaciones relacionadas con el objeto de la demandada y ello implica el 'hecho conocido' de la presunción del artículo 23 L.C.T.".

Los magistrados explicaron que "aun cuando pueda considerarse integrante del Grupo Mapfre, celebró un contrato de trabajo con el actor, de manera tal que no puede soslayarse que ella actuó como una verdadera empleadora, tiene personalidad jurídica propia independiente de las demás integrantes del grupo y en todo momento se desenvolvió como tal".

Los jueces destacaron que "nada impide que un empleado trabaje simultáneamente para dos empresas, por lo que la prestación de servicios lo hace acreedor al básico convencional, máxime si se considera que, de no haberse utilizado los servicios del trabajador, habría que contratar a otro para prestarlos y no podría dudarse que a este último, le correspondería recibir esa remuneración".

Por todo lo expuesto, los camaristas resolvieron "revocar la sentencia apelada, haciendo lugar a la acción entablada y condenando a Mapfre Argentina Seguros de Vida SA a abonar al actor, dentro del quinto día de notificada en la oportunidad prevista por el art. 132 LO y mediante depósito judicial, la suma $ 79.092".

 

 

visitas

¿LE GUSTÓ LA NOTA?

SI: 91%
Muchas gracias por su participación
NO: 9%
¿En serio? haga click aquí y cuéntenos porque


Comentarios: