22 de marzo de 2017

Edición 4255. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
23 de marzo de 2017

Comercial

La multa a un quebrado no tiene sentido

La AFIP intentó verificar en un proceso falencial una deuda nacida de una multa, por una infracción anterior a la declaración de quiebra. La Cámara Comercial sólo admitió un límite del 30% del crédito porque entendió que el estado de cesación de pagos de la deudora morosa “hace que la multa pierda su función”.

La venta antes de la quiebra no es venta

La venta de un automotor, que no fue registrada antes de la presentación de quiebra, no puede ser oponible a los acreedores de la fallida. Así lo revela un fallo de la Cámara Comercial, que razonó que, en el mejor de los casos, podría aceptarse como una “promesa de venta” del vehículo.

En la salud, en la enfermedad, pero no en las deudas

La Cámara Comercial resaltó que el nuevo Código Civil “mantiene el principio de irresponsabilidad por deudas del cónyuge” que tenía el Código derogado. Por ello, rechazó decretar un embargo sobre la porción indivisa del inmueble que estaba a nombre de la mujer de un demandado.

Inhibido hasta que se demuestre lo contrario

La Cámara Comercial se negó a obligar a la IGJ a que anote la declaración de conclusión del concurso y el levantamiento de la inhibición general de bienes. Los jueces sostuvieron que las cautelares deben mantenerse “por el plazo de cumplimiento del acuerdo”.

Los honorarios son de los abogados, no de las partes

La Cámara Comercial hizo lugar al reclamo de un letrado, al que le fijaron como base regulatoria de honorarios el valor de una transacción efectuada con posterioridad a la sentencia, y declaró que los honorarios “son derechos patrimoniales de sus beneficiarios” y “no disponibles por las partes en el proceso”.

"Que la crisis la paguen los capitalistas"

En una asamblea societaria se resolvió no distribuir los dividendos por “la delicada situación del país y del campo”. Disconforme, una accionista acudió a la Justicia, que suspendió la decisión argumentando que se trataron de “razones genéricas”. El fallo recuerda que, según la Ley de Sociedades “el reparto debiera ser la regla y el atesoramiento, la excepción”.

Mercado Libre, pero no de responsabilidad

Una consumidora compró un par de zapatillas a través de Mercado Libre, y recibió unas usadas y en la caja de otra marca. La mujer hizo la denuncia que culminó en una multa de $20.000 a la firma por considerar que la operación “no podría haberse concretado” sin su intermediación como ‘proveedor de servicios’”.

Si la firma se falsificó, vaya y haga la denuncia

La Justicia Comercial se declaró incompetente para investigar si se falsificó una firma en un escrito presentado en el marco de un concurso preventivo. Dijo que equivale a imputar el delito de falsificación y que esa cuestión “deberá cursarse por vía idónea e independiente en el fuero represor, bajo instancia y responsabilidad de quien tal cosa denuncie”.

El abogado no se pasó de la raya

La Cámara Comercial rechazó sancionar a un abogado por haber consignado en un oficio  de inhibición de una licencia de taxi una medida más amplia que la que había dispuesto el Juzgado. El letrado había agregado que se tenía que prohibir “renovar el material afectado” a la misma. Para los jueces, esa conducta no encuadraba en los supuestos de temeridad o malicia.

Una causa no se archiva por una mediación tardía

La Cámara Comercial calificó de "excesivo rigor formal” la decisión de declarar caduca la instancia de mediación y el archivo del expediente. Los jueces hicieron lugar al planteo de una de las partes, que señaló que se aplicó una penalidad “no prevista por la ley ni por su reglamentación”.