6 de diciembre de 2016

Edición 4185. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
7 de diciembre de 2016

Comercial

No renuncies a tus derechos por una tarjeta de crédito

La Cámara Comercial puso un límite a la unilateralidad de los contratos de adhesión y le hizo saber a un banco que es nula “cualquier cláusula” de renuncia de derechos impuesta en el contrato de apertura de cuenta corriente o tarjeta de crédito. El Tribunal sostuvo que se trata de derechos “indisponibles”.

Cambio loro por pajarito

La Justicia Comercial rechazó el pedido de un grupo de empleados que armaron una cooperativa por la quiebra de la empresa en la que trabajaban, para quedarse con la fábrica a cambio de compensar los créditos laborales. Sin embargo la Justicia lo rechazó. Los argumentos.

Las mentiras bancarias tienen patas cortas

El Banco Santander pidió realizar una ejecución contra una clienta que abrió una cuenta corriente para fines diferentes a los que expresó. La Sala D de la Cámara Comercial hizo lugar a la solicitud y así abrió el camino para la intervención de la cuenta bancaria.

Un acreedor flojo de papeles

Un accionante pretendía acreditar una deuda reclamada con actas emitidas por el sindicato. Pero la Sala F de la Cámara Comercial no hizo lugar al recurso de apelación interpuesto por falta de documentación.

Las nuevas leyes descamisadas

La Cámara Comercial permitió la adquisición de una empresa en quiebra por parte de sus trabajadores, que formaron una cooperativa. Es por aplicación de la reforma a la Ley de Concursos y Quiebras, que permite que los trabajadores puedan ofrecer en compensación los créditos que les asisten contra la fallida.

No caduquen, soy Giordano

Roberto Giordano consiguió que la Cámara Comercial revoque una resolución que declaró la caducidad de instancia en un juicio contra otras cuatro empresas. La Alzada consideró que se deben incluir los feriados dentro de la Feria Judicial.

Otro lío judicial por el uso del celular en el exterior

Por utilizar el servicio de datos de internet en el Caribe por cinco días, un cliente recibió a su regreso una factura de $53.000. Como no lo pagó, la empresa de telefonía lo “escrachó” como deudor moroso. Ahora, la Justicia le ordenó que borre esos registros. El fallo cuestiona “el inexplicable tiempo” que demoró la firma en suspender la línea, que revelaba “desaprensión respecto de su cliente”.

Tramando un engaño

La Sala D de la Cámara Comercial multó y obligó a la empresa de ropa Tramando a resarcir a una clienta que recibió un mail con publicidad engañosa donde le ofrecían 50% de descuento en su compra por la semana de su cumpleaños.

Un castigo por la falta de inversiones

En el marco de la quiebra del Banco Austral, la Cámara Comercial le ordenó al Banco Central que pague casi $ 5 millones en interés, porque invirtió lo obtenido por la venta de activos excluidos por la fallida, desde hace 20 años. Para los jueces, hubo negligencia por no preservar el valor de los fondos.

La caja vengadora

La Cámara Comercial concedió una diligencia preliminar y ordenó que un banco le informe a un cliente las causales del cierre de una caja de seguridad a su nombre. El Tribunal consideró esa medida necesaria para “la interposición eficaz de la futura pretensión resarcitoria por ‘el vaciamiento y/o cierre de la caja de seguridad’”.