23 de enero de 2017

Edición 4217. ISSN 1667-8487

Próxima Actualizacion:
24 de enero de 2017

Civil

Los kilómetros hacen a la competencia

En un juicio de alimentos, la Cámara Civil ordenó la continuidad de las actuaciones en la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de que la progenitora y sus hijos se mudaron al partido de La Matanza. Los jueces indicaron que la escasa distancia que separa el actual domicilio respecto del Juzgado “tornan plenamente factible el contacto cercano requerido entre el juez y los justiciables”.

El nuevo Código Civil busca la estabilidad familiar

Una mujer divorciada solicitó seguir viviendo en la casa familiar con sus dos hijos y la Cámara de Azul hizo lugar al pedido. Los jueces resaltaron la necesidad de resguardar a los menores y la parte más afectada económicamente.

Los errores se pagan

En un juicio de responsabilidad civil promovido por la heredera de un inmueble contra el escribano interviniente, la Cámara Civil determinó que el profesional debe responder por los daños causados por no haberle informado que su madre era “inhábil para ser testigo” del acto.

El nuevo Código no restringe mucho la capacidad

La Justicia de Familia de Jujuy decretó la restricción de capacidad de un joven con esquizofrenia residual, pero “únicamente para los actos de disposición del patrimonio”. El fallo señala que, por el nuevo Código Civil, se debe entender a la afección como “una alteración mental parcial”.

La libertad de expresión no se negocia

El Superior Tribunal de Justicia de Tucumán falló a favor de Google y levantó una cautelar que obligaba a los buscadores a no mostrar enlaces donde se nombraba a una jueza de la Cámara de Familia.

El eterno dilema de las presentaciones digitales

En un caso de litigio sin gastos, la Cámara Civil le otorgó un plazo extra a una mujer para que presente la versión digital de los escritos presentados en papel. El plazo fue concedido luego que cuestionara los alcances de una acordada de la Corte Suprema.

La depilación tiene sus riesgos

La Cámara Civil condenó a una empresa por los daños y perjuicios que sufrió una mujer al manipular cera depilatoria. Los vocales consideraron la "potencialidad dañosa" del producto, dado que debía ser calentado a una elevada temperatura y manipulado a los fines de su utilización.

Vallas, adonde vayas

Un hombre promovió una demanda por los daños y perjuicios que sufrió al impactar contra dos vallas de metal que pertenecerían a la organización del recital de los Rolling Stones en River. La Cámara Civil entendió que las vallas "se encontraban en la avenida de noche, sin señalización, en un lugar con poca visibilidad y un día lluvioso".

No reconocer un hijo causa daño moral

Un hombre deberá indemnizar con 150.000 pesos a su hijo por el daño moral que le provocó al no haberlo reconocido oportunamente. La Cámara Civil también determinó que la madre del menor deberá ser damnificada por la lesión de sus intereses espirituales generados "no sólo por la indiferencia del padre del menor sino por su rechazo expreso".

Un freno a la discriminación

Una pareja demandó a un hotel alojamiento por haberle prohibido el ingreso por su orientación sexual. La Cámara Civil confirmó la condena por daños y perjuicios al entender que se trató de un "acto discriminatorio" al ser una "acción antijurídica lesiva del derecho a la dignidad y a la consideración social".